Inicio ENTREVISTAS Rosa Albaladejo: “La profesionalización de más puntos de venta aumenta la competencia...

Rosa Albaladejo: “La profesionalización de más puntos de venta aumenta la competencia y la oferta”

Rosa Albadalejo es directora general de Clic.

Modaengafas.com ha editado un nuevo Cuaderno del negocio de la óptica que, en esta ocasión, está centrado en la audiología, que de a poco, se ha convertido en un área clave dentro de una óptica. Esta entrevista forma parte del monográfico.

Rosa Albaladejo, logopeda y audióloga, cree que la audiología se encuentra en crecimiento en un momento crucial para la sociedad, en que la población va envejeciendo y, en paralelo, cada vez e puede ver a gente más joven que utiliza audífonos.

PREGUNTA: El Covid-19 lo ha cambiado todo, desde la forma en que trabajamos hasta en la manera de pasar nuestros ratos libres. ¿Cómo ha cambiado la pandemia al sector de la audiología?

RESPUESTA: Creo que pensábamos que las personas, sobre todo las que son más mayores, no usaban las nuevas tecnologías y en estos meses, durante la pandemia, hemos visto cómo los abuelos de todo el mundo se comunicaban con sus nietos por videoconferencia y nos hemos dado cuenta de que los habíamos subestimado. Y ahora tenemos que aprender urgentemente a hacer teleconsulta o ajustes en remoto, que era algo a lo que no le dábamos verdadera utilidad.

 P. ¿Qué lecciones le ha enseñado la pandemia al sector de la audiología?

R. Desde mi punto de vista, ha sido una llamada de atención para que no nos relajemos, para que sigamos buscando mejores maneras de llegar al paciente dándole un servicio de calidad. En las crisis, como ya decía Einstein, nacen las mejores ideas, nos volvemos más creativos. A veces viene bien salir de nuestra zona de confort, seguir aprendiendo, evolucionando, adaptarnos al mercado y al paciente y no al contrario.

P. La audiología va ganando espacio debido a los factores demográficos de la sociedad. Pero ¿cuáles son los principales vectores de crecimiento de esta actividad?

R. El vector más importante ha sido el cambio generacional. Cada vez se puede ver gente más joven con audífonos modelo rites o rie de color plateado, por ejemplo. No coincide con lo que pasaba hace años, gente muy mayor, muy sorda, con audífonos grandes, que pitaban y con los que era muy difícil mantener una conversación. También ha sido clave la evolución tecnológica de los audífonos, cada vez más sencillos de adaptar, y que emulan muchas de las características de la audición natural.

Cada vez se puede ver gente más joven con audífonos modelo rites o rie de color plateado, por ejemplo

P. ¿Cómo influye a este crecimiento el hecho de que la óptica apuesten por la audiología como una actividad para diversificar el negocio?

R. Por supuesto que la profesionalización de más puntos de venta aumenta la competencia y la oferta, especialmente en ciudades donde no sería rentable instalar un centro auditivo por volumen de población.

P. Ahora hay muchos avances tecnológicos que permiten, por ejemplo, que una persona, con su móvil, acceda a herramientas que le permiten oír mejor y que, necesariamente, no son un audífono. ¿Cree que estos avances pueden ralentizar el consumo de audífonos?

R. Creo que el mercado está cambiando y que nosotros tenemos que reinventarnos más rápido que el mercado, porque quizás en un futuro cualquiera puede tener unos airpods que sean audífonos (la venta de estos dispositivos llamados OTC, de las siglas en inglés Over the counter, fueron aprobados en Estados Unidos hace un par de años). Aun así, seguirán existiendo problemas a nivel cortical y subcortical que harán que sea necesario un especialista para que la información que llegue al cerebro sea la óptima en cada caso. No podemos cambiar lo que va a venir, lo que sí podemos hacer es prepararnos y transformarnos con dicho cambio.

Cada vez se puede ver gente más joven con audífonos modelo rites o rie de color plateado, por ejemplo

P. De todos los desarrollos tecnológicos que se han producido en los últimos años en los audífonos ¿cuál es el más destacado, bajo su punto de vista?

R. Para mí, el desarrollo más destacado es el ajuste en remoto para hacer
pequeños cambios. Ya que en mi caso durante años he tenido pacientes de distintos puntos de España y creo que esto es un plus de tranquilidad tanto para el paciente como para nosotros.

P. Usted es una logopeda especializada en audición y que cuenta con una dilatada experiencia como audióloga. En este contexto ¿cree que el público en general ya reconoce y valora el trabajo que hacen los audioprotesistas?

R. No, creo que queda mucho camino por recorrer y creo que ni siquiera el audioprotesista sabe lo importante que es su labor. Yo, que investigo el cerebro de los pacientes que tienen pérdida auditiva, puedo decir que oír bien permite tener un cerebro activo, joven, que mantenga su capacidad de pensar, decidir, ser autónomo y para mí eso es más importante que cualquier otra cosa, más importante incluso que tener diabetes, o cáncer, porque si la cabeza no está bien, todo lo demás no importa. ¡Imagina la gran responsabilidad que tienen los audioprotesistas! Sin ellos, la población estaría cerebralmente más envejecida con el gasto económico y emocional que conlleva.

creo que los audioprotesistas deben dedicar a la formación gran parte de su tiempo

Por ello, creo que los audioprotesistas deben dedicar a la formación gran parte de su tiempo. Esto irá en beneficio de sus pacientes y también de sus ventas. Cuando tus pacientes están satisfechos y les resuelves problemas que otros no han podido resolver, el boca oreja crece exponencialmente y la fidelización del paciente es máxima. Si el audiólogo entiende esto, el público poco a poco entenderá la importancia de su labor defiende, pero a todo el mundo le importa llegar al final de los días con sus capacidades cognitivas al máximo ¿no crees? Según los estudios del Dr.Lin el cerebro envejece entre un 30% y 40% más rápido si no está llegando toda la información auditiva a la corteza. El resumen sería, ponte audífonos para que tu cerebro esté joven, no solo para oír major.

P. La Universidad de Salamanca está ultimando los detalles para impartir un grado en Audiología. ¿Esto podría disparar el crecimiento de la audiología en la óptica española?

R. Creo que la formación es vital para este sector, porque, como digo, el audioprotesista o audiólogo infiere en el cerebro de los pacientes más de lo que se creía y la formación actual se queda corta. Lo ideal sería tener conocimientos de audiología, logopedia y neuropsicología para poder entender los procesos que ocurren en el cerebro y otorgarle al paciente una solución que ningún audífono, por muy inteligente que sea, o ninguna app del futuro le pueda dar por si sola, ya que estos están basados en medias y cada cerebro es único y diferente. Por eso, aquel que junte las nuevas tecnologías y tenga una formación completa de estas áreas triunfará, independientemente de que esté en una óptica o en un centro auditivo. El trabajo bien hecho, siempre va a estar bien hecho, da igual el cartel que tengas en la puerta. Eso sí, el que no se suba a este tren de conocimiento, se quedará atrás.

P. ¿Por qué no hay un colegio de audioprotesistas?

R. Te voy a dar mi opinión: Me he dedicado durante muchos años a ser tutora de prácticas de diferentes escuelas de audiología en España y me he encontrado con un nivel vocacional muy bajo; personas que se apuntaron a varias opciones y les tocó audiología protésica, personas obligadas a estudiar algo por sus padres, personas que lo estudian porque solo son dos años, e incluso personas que se apuntaron porque creen que se gana mucho dinero. Solo he visto unos pocos a los que le apasiona la audiología y que tienen verdadera vocación. Y es por eso por lo que la audiología en España se ha visto más como una rama del comercio que como una rama sanitaria. O sea que el principal problema somos los propios audioprotesistas o audiólogos y ese es el reflejo que hemos dado a la sociedad, si somos tiendas de audífonos ¿por qué vamos a tener un colegio? Para que exista un colegio se necesita un colectivo con vocación, con ganas de hacer un trabajo excelente, que se una y luche junto para exigir esa excelencia independientemente del lugar en el que se preste el servicio. Pero creo que esto va a cambiar, numerosos estudios relacionan la pérdida de audición con el deterioro cognitivo, y yo trabajo con algunos neurólogos que ya utilizan la audiometría como parte del protocolo en pacientes con deterioro cognitivo. Y en estos últimos años ya he visto personas muy interesadas en profundizar más en la audiología, gente con ganas de aprender. Ellos son los que pueden hacer que la audiología en España cambie.