Inicio ANÁLISIS El negocio de la óptica en los tiempos del coronavirus

El negocio de la óptica en los tiempos del coronavirus

FOTO: Adli Wahid (Unsplash)

Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados”. Así arranca El amor en los tiempos del cólera, una de las novelas cumbres de Gabriel García Márquez, quien falleció en 2014 en su casa de Ciudad de México.

“Era inevitable: la sola mención del coronavirus le hacía pensar en el destino de los negocios contrariados”. Esta frase la podría escribir cualquier empresario de la óptica, al constatar el avance del virus, que ya ha provocado más de 2.200 muertos (la gran mayoría en China) y ha obligado a los organizadores de Mido a posponer su edición 50, que debía realizarse del 29 de febrero al 2 de marzo.

Mido no es la primera gran feria del sector de la óptica que se aplaza. También ocurrió con la SIOF Optical de Shanghái, que es una referencia en Asia.

El coronavirus apareció en China, el mayor productor mundial de gafas, y su propagación aún no ha sido controlada

Tirando del acervo que nos ha dejado la literarura latinoamericana y parafraseando a Zavalita, el protagonista de Conversación en la Catedral de Mario Vargas Llosa, podemos preguntar: ¿A qué hora se jodió todo?

Lo ciertos es que China, foco del coronavirus, es el mayor productor de gafas del mundo. Solo basta saber que en el gigante asiático fabrican desde gigantes como Luxottica, que cuenta con unas instalaciones en Dongguan de las que sale el 46% de su producción, hasta empresas más pequeñas como Etnia Barcelona, que también cuenta con una fábrica propia en ese país.

Para colmo de males, el coronavirus hace estragos en italia, la cuna de las grandes empresas de óptica del mundo

De hecho, de China viene  la mayor parte de gafas y monturas de alta gama, así como las gafas baratas, de esas que se venden en el top manta. Lo bueno y lo malo, lo blanco y lo negro, prácticamente todo.

Y ahora, para colmo de males, el coronavirus comienza a hacer estragos en Italia, que es el sinónimo de la óptica, el país donde han nacido grandes como Luxottica, Safilo, Marcolin o De Rigo, y donde aún se producen gafas de alta gama. Como dicen por ahí, la situación tiene color de hormiga.

(También le puede interesar este artículo: El coronavirus colapsa China, la industria mundial de la óptica da las primeras señales de contagio)

.

.