Inicio ENTREVISTAS Luis A. Merino (Coocyl): “Seguiremos peleando para lograr la presencia de nuestra...

Luis A. Merino (Coocyl): “Seguiremos peleando para lograr la presencia de nuestra profesión en la sanidad pública”

Luis Ángel Merino, decano del Colegio de Ópticos Optometristas de Castilla y León.

Luis Ángel Merino es el nuevo decano del Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León, al reemplazar a Inmaculada Aparicio. Merino asume el cargo en un momento crítico para la sociedad debido a la pandemia de la covid-19. Además, se ha planteado materializar la llegada de los ópticos-optometristas a la sanidad pública.

Pregunta: Acaba de asumir el cargo, y quiero empezar por un tema de actualidad ¿Cuántos ópticos-optometristas de Castilla y León han sido inmunizados totalmente contra la covid-19?

Respuesta: Exactamente 842 ópticos-optometristas han optado por vacunarse, lo que es prácticamente el 100% de los colegiados y, junto con ellos, otros 400 colaboradores de nuestros centros de trabajo.

P. ¿Cuántos ópticos-optometristas aún deben recibir esa segunda dosis?

R. La segunda dosis está prácticamente completada en los de menos de 55 años y los de más edad, hasta los 65 años, creemos que durante este mes de junio recibirán la segunda dosis también.

P. Personalmente ¿qué le ha enseñado la pandemia de la covid-19?

R. Que no somos tan invulnerables como nos creemos. Pero prefiero ver lo positivo, nadie imaginaba que en pocos meses aparecerían vacunas eficaces contra este maléfico coronavirus, pero así ha sido; los hombres y mujeres de ciencia que lo han hecho posible merecen agradecimiento, reconocimiento y, por cierto, más dinero para que puedan seguir investigando. Por fin parece que se ha demostrado cuáles son las profesiones que son en realidad imprescindibles, aunque muchas veces no se vean de esa manera. Espero que nos sirva de lección.

«nadie imaginaba que en pocos meses aparecerían vacunas eficaces contra este maléfico coronavirus»

P. ¿Qué lecciones deben aprender los ópticos de esta pandemia?

R. Todos los colectivos han tenido que implementar normas de actuación diferentes, en nuestro caso, por ejemplo: la utilización de medidas de higiene y protección en los aparatos; revisiones optométricas donde la higiene y la anamnesis previa se han vuelto imprescindibles; algo tan básico como citar a nuestros pacientes creo que ha venido para quedarse por culpa o gracias a la pandemia; el problema del empañamiento de las lentes, que nos ha obligado a tratar de buscar soluciones; la importancia de la desinfección de monturas; el asesoramiento estético en un momento en que la mascarilla lo limita.

En resumen, la pandemia nos ha hecho tener que modificar protocolos, a veces varias veces, en función de la evolución de la covid-19.

P. ¿Qué hará para que los ópticos sean incluidos de manera definitiva en Sacyl?

R. Seguir peleando por la presencia de nuestra profesión en Sacyl por motivos de eficiencia y eficacia en el control y cuidado de la salud visual de los castellanos y leoneses. El ahorro de costes no debe ser nuestro argumento principal, pues cualquiera puede ver claramente que, si se consigue una mayor eficacia, los costes se minimizan.

P. Actualmente ¿en qué condiciones trabajan los ópticos en Sacyl?

R. Por desgracia, aún no tenemos ningún compañero en Sacyl, a pesar de que algún servicio de oftalmología lo ha solicitado y de las listas de espera, que cada vez son más prolongadas. Pero los políticos no van a la velocidad que deberían en temas que para la sociedad son básicos, como es la salud visual.

«Por desgracia, aún no tenemos ningún compañero en Sacyl, a pesar de que algún servicio de oftalmología lo ha solicitado»

P. ¿Qué opina de la venta online de productos de óptica? Me refiero a gafas graduadas y lentes de contacto.

R. Es un tema muy complicado y controvertido, no olvidemos que muchas normativas emanan de Europa y que desde cualquier Estado miembro se puede vender por la vía que sea a otro estado de la Unión Europea, lo que hace que las legislaciones estatales estén superadas.

Por otra parte, está el peligro de un nulo control del paciente en un producto sanitario, con los riesgos que eso conlleva. Es aquí donde está nuestra fuerza, en que somos profesionales en la adaptación y control de las lentes de contacto, luego tendremos siempre la posibilidad de poner las lentes que mejor se adapten al paciente para que tenga el menor riesgo por una compra descontrolada en páginas web sin control ninguno.

La venta de gafas graduadas por internet es, hoy en día, un problema menor en cuantía, pero llegará, como ha ocurrido con las lentes de contacto. También aquí será la profesionalidad y el servicio lo que nos puede hacer ser más competitivos a ojos del paciente. Sin olvidar la posibilidad de elección de productos que generen menos presión en internet tanto para la profesión como para las empresas de nuestro sector.

No olvidemos nunca que “el que se va por precio volverá por servicio, pero el que se va por servicio no volverá a ningún precio”.

«el que se va por precio volverá por servicio, pero el que se va por servicio no volverá a ningún precio»

P. ¿Cree que el online ha banalizado la venta de productos de óptica?

R. Sí, sin duda; para el consumidor –y digo consumidor, pues ese es el perfil del comprador de internet–, en el caso de las lentes de contacto y de las gafas, por ejemplo, han dejado de ser productos sanitarios y se han convertido en productos de consumo.

Tenemos el reto y la posibilidad de volver a recuperar a nuestros pacientes y ‘reconducir’ esos productos banalizados por culpa de internet para que vuelvan a ser productos sanitarios, con todo lo que ello supone, como son el adaptar productos personalizados, las revisiones optométricas periódicas, la solución de problemas que puedan aparecer durante el uso de una compensación óptica, etc. Y para conseguir esto, solo la presencia de un profesional al lado de los pacientes, la buena elección de los productos, no solo por conocimiento de marca, precio, etc.; solo así iremos reconduciendo al paciente hacia donde debe estar, y es de la mano de un profesional de la salud visual, que es lo que es el óptico-optometrista.

P. ¿Cuál es el papel que deben desplegar los ópticos-optometristas ante la pandemia de la miopía?

R. Nuestro papel como especialistas que somos en la salud visual no es otro que el de estar siempre informados y recomendar la mejor opción tanto en las lentes de contacto como en lentes ópticas. Ambas alternativas están abriendo un nuevo campo en el control de la miopía, algo que durante tantos años ha sido motivo de preocupación para nuestros pacientes. Ahora podemos actuar y debemos hacerlo, pues para eso somos profesionales competentes, formados y con la confianza de nuestros pacientes. Siempre desde la evidencia científica, que es la que nos permite saber con exactitud lo que estamos recomendando.

P. Si las vacunas están siendo la solución para frenar a la covid-19 ¿cuál es la solución para frenar la pandemia de la miopía?

R. Al igual que en el caso de las vacunas, la investigación, siempre guiada por el análisis minucioso de los resultados de los estudios que se realicen, previos a la comercialización de cualquier producto óptico, y, cómo no, el seguimiento de los resultados posteriores por nuestra parte, serán seguro el comienzo de una época en el control de la miopía; una ametropía que no producirá muertes, pero sí pérdidas en la calidad de vida, en la salud y, por último, en la economía. Es, una vez más, uno de nuestros campos de acción, otro reto como profesionales al servicio de la sociedad; es nuestro ejercicio profesional como ópticos-optometristas la única manera de conseguir el reconocimiento que durante tantos años llevamos mereciendo por nuestra labor del día a día.