Joan Pérez es un firme defensor de la ortoqueratología, una técnica que sigue ganando adeptos en el sector de la salud visual y de la que se hablara de manera amplia durante el primer congreso de Aecso.

Pregunta. ¿Por qué nace la Asociación Española de Contactología y Superficie Ocular (Aecso)?

Respuesta: Aecso nace de la necesidad de una asociación a nivel nacional que se centrase en la contactología, que fuese activa y que proporcionase herramientas e información continuada en este campo a sus asociados.

Decidimos incluir el concepto “superficie ocular” porque es ahí donde precisamente se van a apoyar esas lentes de contacto, y, por tanto, ambos conceptos están íntimamente relacionados.

P. ¿Quiénes forman la asociación?

R. La actual junta directiva de Aecso está formada por un grupo de amigos y compañeros que llevamos trabajando conjuntamente muchos años, organizando congresos y, bajo mi humilde opinión, creo que con resultados muy positivos de interés para el colectivo. Aprovecho para recordar que estos compañeros son Gonzalo Carracedo, Laura Batres, Juan Bolívar, Diego López y Vicente Berbegal.

P. Ya que han puesto el ‘ojo’ en las lentes de contacto ¿qué grado de aceptación tienen las lentes de contacto como método `para ralentizar la miopía?

R. Cuando hablamos de lentes de contacto para ralentizar la progresión de la miopía pensamos bien en ortoqueratología nocturna, bien en lentes de contacto blandas de uso diurno.

Hace unos años, cuando la orto-k era la única opción en lente de contacto -y porque también era un tratamiento menos conocido- no era muy fácil hacer llegar el mensaje a los padres de que unas lentes que se usan para dormir por la noche pudieran ser efectivas frenando el avance de la miopía. Sobre todo, por la idea general que se tiene de que es peligroso dormir con lentes de contacto, y por la reticencia de algunos profesionales de la visión que no solo no apoyaban esta modalidad, sino que la contraindicaban. Esto, lamentablemente, sigue ocurriendo, a mi entender, por una falta de conocimiento, aunque cada vez con menos frecuencia.

Yo he trabajado en diferentes entornos: en una óptica en un barrio muy humilde, en un centro oftalmológico, en una clínica universitaria, y es cierto que en función del entorno es más fácil asesorar a unos padres de la necesidad de hacer algo para intentar frenar la miopía de sus hijos.

«En general as lentes de contacto para el control de la miopía tienen cada vez mayor aceptación»

No obstante, contestando a tu pregunta, creo que en el ámbito general de las lentes de contacto para el “control de la miopía”, como se dice habitualmente, la aceptación es cada vez mayor, pues mayores son las opciones para los usuarios: orto-k nocturnas, blandas diarias, mensuales, trimestrales, con diseños esféricos o tóricos… pero bueno, el “control de la miopía” daría para otra entrevista con identidad propia.

P. ¿Qué hacer para impulsar la orto-k en España?

R. El interés de un usuario por un tratamiento ortoqueratológico puede provenir de diferentes fuentes. Porque se lo haya recomendado su profesional de la visión (optometrista u oftalmólogo), que es lo más habitual, porque haya oído hablar del tratamiento o leído a cerca de la orto-k en redes sociales, o incluso porque un ya usuario les haya comentado su experiencia positiva con estas lentes.

Por tanto, para que la orto-k sea demandada por los usuarios, lo que necesitan es información, información e información. Y para poder informar correctamente, los profesionales necesitamos formación, formación y formación.

Además, claro está, la industria, los colegios profesionales y asociaciones como Aecso deben ser altavoces de este tratamiento para que sea de dominio público sus ventajas.

Es una tarea de todos los involucrados en este sector alzar la voz, cada uno desde su posición y en medida de sus posibilidades, para que el mensaje de la ortoqueratología llegue de una forma directa y veraz a la sociedad.

P. ¿Todas las personas son aptas para utilizar la orto-k?

R. No. Como todo tratamiento clínico, la selección del paciente es crucial para lograr un buen resultado. Este punto daría para otro monográfico. En cualquier caso, yo diferenciaría dos grandes grupos de potenciales pacientes: adultos que quieren compensar su defecto refractivo, para ver bien durante todo el día sin la necesidad de llevar gafas, lentes de contacto diurnas o pasar por una cirugía refractiva, y otro muy diferente, que sería la población infantil con miopía en evolución, donde el objetivo primario sería intentar ralentizar la evolución de la miopía.

«Como todo tratamiento clínico, la selección del paciente es crucial para lograr un buen resultado»

Si la pregunta iba enfocada a la magnitud de los defectos refractivos a tratar, podemos pensar que, en el caso de la miopía, la orto-k funciona muy bien hasta las 4-5 dioptrías de miopía, hasta las 3-4 dioptrías de hipermetropía y hasta las 3 dioptrías de astigmatismo. Hay que tener en cuenta que esto es una generalización, y que puede haber casos donde se puedan tratar defectos refractivos mayores, y otros en los que con menos dioptrías el tratamiento no sea posible.

En el ámbito de la presbicia también hay opciones, bajo mi punto de vista, aún no perfectas, pero el futuro es prometedor.

P. Cuando hablamos de orto-k siempre pensamos en niños. Pero ¿qué grado de aceptación tiene esta técnica entre las personas mayores?

R. Si me permites llevarte la contraria, no siempre que pensamos en orto-k pensamos en niños. Al menos yo no. Todo paciente que pasa por mis manos y que necesita una prescripción óptica para ver bien, siempre le comento que tiene diferentes opciones de tratamiento: gafas, lentes de contacto “diurnas”, lentes de contacto “nocturnas” y cirugía refractiva. Cuando a los pacientes les hablas de lentes de contacto “nocturnas” generas una sorpresa en ellos y los puedes introducir en la ortoqueratología fácilmente. Es cierto que al ser la opción menos conocida por la sociedad hay que dedicar más energías para explicarla, pero muchos pacientes optan finalmente por esta opción para compensar su defecto refractivo.

Otro gran grupo de adultos, aunque quizás no los denominaría personas “mayores”, es el de los jóvenes opositores que, necesitados de tener una buena visión sin corrección, y que por el motivo que sea no se planteen una cirugía refractiva, optan por la ortoqueratología.

P. La Aecso está ultimando los detalles de su primer congreso, que se hará del 7 al 9 de octubre en Alicante. ¿Cuál es el objetivo del congreso?

R. La respuesta es fácil: el intercambio de conocimientos e ideas entre profesionales de la visión, optometristas y oftalmólogos, relacionadas con la contactología en general, la ortoqueratología en particular y la superficie ocular. No olvidemos también que el “control de la miopía” va a ser un tema de máxima relevancia durante todo el congreso, donde van a haber ponencias relacionadas con tratamientos, incluyendo soluciones ópticas como las lentes de contacto blandas, la ortoqueratología y las lentes oftálmicas con diseños específicos, opciones farmacológicas, instrumental enfocado a la miopía…

¿Recuerdas aquello de: formación, formación y más formación? Pues ese es nuestro objetivo, que todo profesional de la visión esté al día de todas las opciones en el mundo de la contactología, y de todo lo que rodea este campo: instrumental, soluciones de mantenimiento, protocolos…

«Nuestro objetivo es que todo profesional de la visión esté al día de todas las opciones que hay en el mundo de la contactología»

¡Ah! Y no menos importante va a ser el tiempo de dedicación a la Superficie Ocular: charlas de expertos profesionales en el ámbito de la sequedad ocular.

Y como no podía ser de otra forma, nuestro lema es “basado en la evidencia científica”. Por eso, el Congreso ha recibido 5 puntos para la Validación Periódica Colegial por parte del Consejo General de Colegio de Ópticos-Optometristas.

P. ¿Cuáles son las principales innovaciones que se van a presentar en el congreso?

R. Muchas. Hay más de 20 empresas que patrocinan el I Congreso. Muchas de ellas van a presentar sus últimas novedades en múltiples ámbitos, tan diversos como dispositivos específicos para monitorizar el avance la miopía o estudiar la topografía escleral, empresas que se dedican a la formación, como evidentemente fabricantes y distribuidores de todo tipo de lentes de contacto, en todas sus modalidades. También tendremos la presencia de empresas de lentes oftálmicas, donde compartirán con los asistentes sus propuestas para el control de la miopía. 

En resumen, creo que es un Congreso que ningún optometrista u oftalmólogo interesado en la contactología, en la superficie ocular o en el control de la miopía debiera perderse. Y ahora que lo pienso…. eso agrupa a la inmensa mayoría del colectivo óptico-optométrico, así que mi recomendación es que no tardéis en apuntaros, las plazas son limitadas.