Inicio HUELLAS Los Bielsa

Los Bielsa

Lluís y Alfons Bielsa en una foto familiar.

Barcelona, 1960. Había llegado la primavera y el despegue de la economía ya se notaba por todos los rincones de la ciudad.

Por aquella época, la Estación de Francia registraba la llegada incesante de trenes procedente del sur de España, trayendo gente en busca de un trabajo en las industrias que crecían junto a Barcelona. La industrialización estaba en marcha y las empresas demandaban mucha mano de obra.

En ese entonces, el alcalde de Barcelona era José María Porcioles, que ha pasado a la historia como el alcalde que aplicó una política poco cuidadosa con el patrimonio histórico arquitectónico (solo hay que ver “los crímenes” que se cometieron con algunos edificios del Ensanche durante su mandato), y que impulsó el desarrollo urbano de la ciudad con nuevas calles, con la ampliación de las redes de metro y la construcción de edificios de viviendas de un aspecto soviético.

Los hermanos Bielsa nacieron en abril de 1960. En esta foto están acompañados de su madre.

Los Bielsa nacieron un 17 de abril de 1960 en esa Barcelona. Hijos de un mayorista de monturas para gafas graduadas, Alfons y Lluís cursaron la educación primaria en La Salle.

Lluís recuerda con cariño aquella etapa de su vida, sobre todo cuando en la escuela preparaban algún festival; a su hermano y a él siempre les asignaban un papel en una obra de teatro, en la cual, el protagonista era un mago, que, en un momento dado, introducía a uno de ellos en una caja de cartón para “hacerlo desaparecer; inmediatamente después, el otro “aparecía” por un costado. Y buena parte del público se quedaba boquiabierto.

En los 70, el padre de los Bielsa los matriculó en los Hermanos de la Sagrada Familia, donde cursarían toda la secundaria

En los setenta, el padre de los Bielsa los matriculó en los Hermanos de la Sagrada Familia, donde cursarían toda la secundaria. De manera paralela, los hermanos entraron en el movimiento de los Boy Scouts y los fines de semana los pasaban haciendo excursiones. Era una época en la que no pensaban en el futuro, y en la que ni siquiera se habían planteado seguir la profesión de ópticos-optometristas.

La decisión de estudiar la carrera la tomaron nada más terminar el colegio. Fue una decisión no pactada: simplemente ocurrió por un tipo de conexión que tienen el uno con el otro, aquel lazo invisible que, según se dice, une a los hermanos gemelos. Los dos forman parte de la primera promoción de profesionales que salió de la Facultad de Ópticos-Optometristas de Terrassa (FOOT).

Los dos forman parte de la primera promoción de profesionales que salió de la Facultad de Ópticos-Optometristas de Terrassa (FOOT)

“Nos suele pasar estas cosas”, dice Lluís. “Una vez fui a una feria de alimentación y compré una salsa especial para aderezar la comida. Da la casualidad de que mi hermano también había ido a la feria y había comprado la misma salsa”.

Y esa conexión también los ha llevado a entrar de lleno en el gremio de la óptica, en el que se han involucrado tanto en la defensa de la profesión que, en la actualidad, Alfons es el presidente del Colegio de Oficial de Ópticos-Optometristas de Cataluña, y Lluís, es el vicepresidente.

Además de estar metidos de cabeza en las actividades de gremio, cada uno de ellos tiene su propia óptica: la de Alfons se encuentra en la calle Calabria, mientras que la de Lluís está en el barrio de Horta.

En el sector óptico hay Bielsas para rato…