Inicio CONTEXTO China: el coronavirus ‘rompe’ la cadena mundial de suministro de la industria...

China: el coronavirus ‘rompe’ la cadena mundial de suministro de la industria de las gafas

Pekín se ha convertido en un nuevo foco del Covid-19. FOTO: Krzysztof Kotkowicz (Unsplash)

No hay más ciego que el que no quiere ver. El Covid-19 mantiene en vilo a la óptica mundial ya que su principal factoría, China, funciona a medio gas debido a las medidas tomadas por el gobierno de Xi Jimping con el fin frenar el brote de la neumonía de Wuhan.

“Las fábricas de Wenzhou están operando solo con el 25% de su personal”, ha explicado Paco Castañeda, director general de DR&Optical, a Modaengafas.com. “Eso quiere que la capacidad productiva ha caído en picado, porque no hay trabajadores para alimentar las cadenas de montaje”, ha añadido.

De hecho, Wenzhou es una de las ciudades-prefecturas de China donde se registra una gran producción de gafas.  En 2018, había 1.000 fábricas de gafas en Wenzhou, según datos recogidos en un estudio de los organizadores de la Feria de Óptica de Wenzhou, cuya realización está prevista para la segunda semana de mayo.

Las fábricas de gafas de Wenzhou están operando solo con el 25% de su personal

Las fábricas de gafas en China también están localizadas en otras localidades como en Shenzhen y Dongguan. De hecho, Luxottica tiene en Dongguan una fábrica de 250.000 metros cuadrados, con 12.000 empleados, de donde sale el 46% de sus gafas y monturas.

Luxottica celebró en 2017 los 20 años de su desembarco en China, donde produce el 46% de sus colecciones.

El PROVEEDOR DE GAFAS Y…

El 60% de gafas que se comercializa en el mundo han sido fabricadas en China. En 2017, de acuerdo con las estadísticas de aduanas de China, las exportaciones de gafas (tanto graduadas como de sol) ascendieron a 5.370 millones de dólares (4.836 millones de euros), un 7,2% más que en 2016.

Sin embargo, no se trata del único producto que las empresas ópticas compran en el gigante asiático: el 60% de estuches y paños para gafas también se produce ahí, lo mismo que el 40% de las lentes oftálmicas, entre otras cosas.

De hecho, el coronavirus está dejando secuelas más profundas en la industria óptica que van más allá de la fabricación de una gafa. Es que, hace falta materia prima para producir una gafa, y esa también se compra en China, que es de donde proviene el 60% del acetato hecho a mano.

Más del 60% del acetato hecho a mano también se hace en China

“En condiciones normales, los proveedores de acetato tardan entre un mes y dos meses en servirte el pedido”, ha señalado el director de una empresa española de gafas (pidió mantener su nombre en reserva), tras enfatizar que, en la actualidad, se le antoja muy complicado que se cumplan esos tiempos.

Producir una colección de gafas para graduado o sol demanda un trabajo de entre nueve meses y un año, empezando con el proceso de diseño, siguiendo con la fabricación de los prototipos y culminando con la producción. “Con lo que está pasando, todo ese tiempo se va a dilatar y es posible que en septiembre no podamos sacar al mercado las nuevas colecciones”.

En febrero, la industria manufacturera de China cayó a su nivel más bajo desde 2005, debido a las medidas tomadas por Pekín para contener la propagación del virus, según recoge la BBC.

El índice de gestores de compras (Purchasing Managers’ Index) cayó 14,3 puntos hasta los 35,7 en el segundo mes de 2020, después de haber alcanzado los 50 en enero, de acuerdo datos de la Oficina Nacional de Estadísticas de China.