Inicio ENTREVISTAS Ulises Monzón (Deipe): “El Covid-19 ha impulsado los procesos de digitalización de...

Ulises Monzón (Deipe): “El Covid-19 ha impulsado los procesos de digitalización de la óptica”

Deipe/digitalización
Ulises Monzón.

Ulises Monzón, consejero delegado de Deipe, es informático de profesión. En 1997 montó la empresa y decidió especializarse en el sector de la óptica.

Pregunta: ¿Por qué en la óptica?

Respuesta: Porque en aquellos momentos era un sector que tenía muchas necesidades  tecnológicas y  en el que había muy pocas aplicaciones.  De hecho, conocía algunas ópticas que no estaban informatizadas y vi que la óptica era un sector complejo.

P. ¿Por qué dice que es complejo?

R. Por el tipo de producto que tiene. La óptica no es igual a ningún negocio. En la óptica se venden productos complejos como las lentes.

P. ¿Qué significa digitalizar una óptica?

R: Significa que hay que transformar los procedimientos mediante la tecnología, para optimizar el tiempo y establecer formas nuevas e innovadoras para tratar con los clientes y fidelizarlos que, al fin y al cabo, es lo que todos buscamos.

P. ¿Hay niveles de digitalización? Si es así, ¿cuál es el más bajo y cuál el más alto?

R. Hace 20 años, las ópticas utilizaban papel para apuntar el nombre de los clientes y sus graduaciones; sin embargo, poco a poco se fueron informatizando con programas básicos para crear su base de datos.  Luego empezó la evolución con los inventarios de producto, las tarifas de lentes, los catálogos de monturas, de lentes de contacto, etc.

«Digitalizar significa que hay que transformar los procedimientos mediante la tecnología, para optimizar el tiempo»

P. ¿Y la relación con el cliente?

R. Sí, eso mismo le iba a decir, porque se empezó a impulsar la automatización de la comunicación con el cliente mediante SMS, emails… Hoy en día estamos centrados en llevar la óptica a casa del cliente.

P. ¿En qué nivel de digitalización están las ópticas?

R. Hay ópticas en todos los niveles, pero la mayoría está avanzando hacia su digitalización total. Es un proceso lento, pero que va para adelante, porque se está viendo un cambio cultural dentro de la estructura de las empresas de óptica.

P. ¿Hay ópticas que aún tienen sus papeles y bolígrafos para trabajar?

R. Alguna hay, pero existen otras que ya han entrado en digitalización automatizando las relaciones con los clientes y la realización de pedidos. Por regla general, el proceso de digitalización es lento y debe hacerse por fases, ya que se trata de una estrategia a largo plazo, no tiene que ser revolucionaria, hay que sentirse cómodo en cada paso.

«El mayor obstáculo para digitalizar es la resistencia al cambio, y en eso no tiene nada que ver la edad de un óptico»

P. ¿La edad de un óptico tiene algo que ver en la decisión de digitalizar un establecimiento?

R. Para entrar en tecnología no importa la edad. Lo único que se necesita es tener la iniciativa para experimentar. De hecho, los ópticos que tienen más de 50 años cuentan con una experiencia que permiten visualizar de mejor manera el negocio, lo que facilita la digitalización.

P. ¿Cuál es el mayor obstáculo que han encontrado para digitalizar una óptica?

R. La resistencia al cambio, y en eso no tiene nada que ver la edad de un óptico.

P. Bajo su criterio, ¿qué beneficios aporta la digitalización de un negocio?

R. Muchos. En muchas ópticas no se tiene en cuenta la diferencia entre coste e inversión. Una inversión en tecnología hace que reduzca considerablemente los errores, las compras erróneas, no es lo mismo, cerrar el circuito de venta mediante el presupuesto, el encargo, cobro, pedido, recepción y entrega mediante la entrada de un solo dato que tener los procesos completamente independientes y con posibilidad de producir errores en cada una de las fases. La digitalización le da mucho valor al negocio. Quienes se encuentran en la fase más avanzada de digitalización, se centran en el cliente, en organizar mejor una y otra vez sus procedimientos, ya no es suficiente tener procedimientos, hay que mejorarlos cada vez más, están buscando fórmulas para llegar más rápido  y fácil a sus clientes, tener una comunicación constante, e informarle de novedades, ofertas, recordatorios.

«La digitalización nos va a permitir definir indicadores de rendimiento (KPI) de forma automática»

La digitalización nos va a permitir definir indicadores de rendimiento (KPI) de forma automática que nos de información de nuestro avance. Ahora ya no basta con tener el establecimiento para que los clientes vengan cuando no ven bien, se trata de traer a los clientes con cierta periodicidad y que nos tengan siempre visibles, hay que llevar la óptica a la casa del cliente. No es suficiente enviar un presupuesto a un cliente, hay que hacerle un seguimiento y este además puede ser automático.

P. ¿Los proyectos de digitalización se acelerarán tras la pandemia del Covid-19?

R. Sin duda, porque durante la pandemia mucha gente ha cambiado al verse obligada a realizar compras online. En el ámbito de la óptica, hay centros preparados para operar online y que vendieron de esta manera durante el confinamiento; en cambio, las ópticas que no lo estaban han tenido que ver cómo la competencia les sacaba ventaja. Quizá por ello, estamos notando que la pandemia está impulsando la digitalización de las ópticas.