Inicio HUELLAS Óptica Vaquero… érase una vez hace 60 años

Óptica Vaquero… érase una vez hace 60 años

Alfonso García Vaquero era un apasionado de la profesión y de la salud visual. FOTO: Öpticas Vaquero

Las personas mueren, pero sus obras perduran.

En la España de 1961 pasaban muchas cosas que saltaban rápidamente a los medios de comunicación. Por ejemplo, el país se estrenaba en Eurovisión con la canción Estando contigo de Conchita Bautista, el Real Madrid, liderado por Alfredo Di Stefano, ganaba la Liga, y Luis Buñuel se adjudicaba la Palma de Oro del Festival de Cannes por Viridiana.

En aquella España en blanco y negro, la del Nodo, Alfonso G. Vaquero, un joven de apenas 20 años, abría una óptica en su natal Gijón. El establecimiento estaba en el número 11 de la calle de Felipe Menéndez, en el barrio del Carmen, uno de los lugares más tradicionales de la ciudad; en el siglo XVIII, aquella zona fue un arrabal lleno de almacenes, talleres y pequeñas factorías.

La puesta en marcha de la óptica era el destino de Vaquero, que había empezado en el oficio siendo adolescente, en la óptica de su padrino. Después, viajaría a Madrid para completar los estudios de Óptica de Anteojería en el Instituto Daza de Valdés.

Alfonso Garcìa Vaquero, en su primera óptica. FOTO: Óptica Vaquero

Como todo en la vida (esto suena a tópico, pero no lo es), el arranque del negocio fue muy duro. Vaquero no solo tenía que ganar una clientela, sino que debía trabajar con las herramientas de la época, en la que los cristales para las gafas se recortaban manualmente.

En 1975, Vaquero dejó el local de la calle Felipe Menéndez y trasladó la óptica al número 8 de la calle de Donato Argüelles; entonces, el establecimiento comenzó a convertirse en un referente de la ciudad. En 1984, Vaquero se incorporó como socio a la cooperativa Ópticos Asociados, que más tarde se convertiría en Multiópticas.

Desde finales de 2019, Óptica Vaquero dejó de operar bajo el rótulo de Multiópticas

El impulso que registró su negocio tuvo premio. En 1989, Vaquero abría su segunda óptica en un establecimiento de Plaza de Europa, ocupando un bajo de más de 500 metros cuadrados de superficie. Más adelante, podría en marcha dos ópticas más, en los barrios de La Arena y en La Calzada.

Con la llegada del siglo XXI, la expansión de Óptica Vaquero continuó por la ciudad, con dos aperturas en las calles Juan Alvargonzález y Menéndez Valdés.

Desde finales de 2019, Óptica Vaquero dejó de operar bajo el rótulo de Multiópticas con el fin de reforzar la imagen que le une a Gijón, ciudad a la que Óptica Vaquero está profundamente vinculada, habiendo colaborado con la mayor parte de las entidades deportivas como el Sporting de Gijón, club Patin Solimar, equipos de baloncesto, balonmano, entre otros.

En agosto de 2020, Alfonso García Vaquero falleció a los 81 años, pero su obra perdura… Y la continúan levantando sus hijos, Alejandro y Alfonso Vaquero.