Inicio SALUD VISUAL Uno de cada tres casos de fracaso escolar pueden derivar de los...

Uno de cada tres casos de fracaso escolar pueden derivar de los problemas de visión, según el colegio andaluz de ópticos

El Colegio de Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía (Coooa) promovió ayer una clarla sobre salud visual en el CEIP Juan Sebastián Elcano de Sevilla
El Colegio de Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía (Coooa) promovió ayer una clarla sobre salud visual en el CEIP Juan Sebastián Elcano de Sevilla.

El Colegio de Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía (Coooa) promovió ayer una clarla sobre salud visual en el CEIP Juan Sebastián Elcano de Sevilla, donde explicó a maestros y alumnos de quinto y sexto de educación primaria que uno de tres casos de fracaso escolar está provocado por problemas de visión.

En la charla, Carmen García, secretaria del colegio andaluz, y Esteban Moreno, profesor de la Universidad de Sevilla, han insistido en la necesidad de acudir a revisiones periódicas, al menos una vez al año, a establecimientos sanitarios de óptica, para que sean atendidos por un óptico-optometrista.

De igual forma, han explicado a los niños quién es el óptico-optometrista y en qué puede ayudarles, destacando que se trata de un profesional sanitario con titulación universitaria cuya labor es detectar disfunciones visuales y solucionarlos, ayudar a prevenirlos, y concienciar y educar en materia de salud visual.

El Coooa ha explicado a los niños quién es el óptico optometrista y en qué puede ayudarles

En este contexto, Moreno señaló que “un sistema visual eficaz es aquel que permite estudiar y leer bien, sin cansarse, sin saltar líneas, comprendiendo el significado de la lectura y viendo con nitidez de forma prolongada, natural y constante. No se trata solo de ver la letra más pequeña”.

El Coooa ha destacado la importancia de la charla, ya que es necesario que las personas, desde la infancia, conozcan cuál es el papel que tiene el óptico-optometrista en la sociedad y lo fundamental que es revisar la salud visual.

Es que, lo largo del día, los menores someten su visión a un elevado número de tareas, como pueden ser la lectura, estudios, deportes, jugar con videojuegos, tablets y smartphones, etc. Esto supone que sus ojos trabajen a pleno y, frecuentemente, excesivo rendimiento durante toda la jornada, siendo más fácil que aparezcan problemas como cefaleas, escozor y dolor ocular, entre otros. Se trata de indicadores de dificultades visuales que, si no son evaluadas y tratadas por un óptico-optometrista, pueden traducirse en alteraciones visuales que conlleven falta de atención, dificultad lectiva o en notas de clase más bajas de lo normal.