Inicio ÓPTICAS Y EMPRESAS ¿Sabe cómo se produjo el fraude de 190 millones de euros en...

¿Sabe cómo se produjo el fraude de 190 millones de euros en la fábrica de Essilorluxottica en Tailandia?

Essilor-Planta
Instalaciones de Essilor.

La historia podría arrancar de esta manera: “Un buen día de 2019, el señor Essilorluxottica abrió la caja de seguridad de su despacho y empezó a contar el dinero. Lo hacía con parsimonia, aletargado por la mañana nublada; hubo un momento en que se distrajo, porque, como le venía ocurriendo desde hacía algunos meses, la señora Grandvision, una holandesa de la que se había enamorado con locura, apareció otra vez en su cabeza y le provocó una sensación de vacío en el estómago. Entonces, tras exhalar un suspiro y alejar al fantasma de los amores contrariados, se puso otra vez manos a la obra y descubrió que le faltaban 190 millones de euros…”

Esto, que podría ser una historia de ficción, sucedió en la realidad (en lo tocante al fraude de los 190 millones de euros, esencialmente). La misma compañía, la número uno del mercado mundial de la óptica, se encargó de hacer público el desfalco.

El periódico francés Els Echos ha realizado una investigación sobre cómo ocurrió todo. Se trata de una historia que tiene todos los aditamentos de una trama de novela negra, o tragicómica (según el punto de vista de cada lector), con su inicio, nudo y desenlace. 

Uno de los encargados de la fábrica recibió un correo en que una persona X le pedía ayuda económica para pagar el impuesto de sucesiones para recibir una cuantiosa herencia

El fraude se empezó a fraguar cuando uno de los encargados de la fábrica de Tailandia recibió uno de aquellos correos electrónicos (en España se los conoce como las Cartas Nigerianas) en el que una persona X, en teoría insolvente, pedía ayuda (a cambio de una jugosa contrapartida económica, lógicamente) para pagar un impuesto de sucesiones que le permitirá cobrar una gran herencia.

El encargado mordió el anzuelo que habían lanzado los estafadores, y creyendo en todo lo que le ofrecían, logró involucrar a otros cuatro compañeros de la planta, aunque no se sabe muy bien cómo. Lo cierto es que pudo acceder a los códigos secretos que le permitieron emitir facturas a proveedores ficticios y así obtener el dinero.

Essilorluxottica ha detectado el dinero malversado en cuentas de Hong Kong y Singapur

La historia llega a su nudo en el momento en que los sistemas de control de Essilorluxottica detectan la anomalía y la compañía ordena que se investigue. Entonces, se despide a los cinco empleados involucrados de manera directa en el fraude, así como al jefe de la fábrica, al gerente financiero de Asia y al tesorero central del grupo.

Ahora, en pleno desenlace de la historia, los investigadores de Essilorluxottica han rastreado la ruta del dinero malversado, que ha llegado a cuentas de Hong Kong y Singapur, principalmente, pero también se han identificado flujos hacia Malasia, China, Reino Unido  e incluso Serbia.

Aún no se sabe si Essilorluxottica recuperará todo, o al menos parte de los 190 millones de euros. Lo que sí está claro es que el fraude afectará a la ganancia operativa del grupo y se reflejará en su balance final del ejercicio 2019.

En este enlace puede leer el artículo completo de Els Echos.