Inicio SALUD VISUAL Óptica Universitaria, en clave salud visual: advierte del aumento de casos de...

Óptica Universitaria, en clave salud visual: advierte del aumento de casos de ojo seco

Fielmann Óptica Universitaria,
Fielmann opera en España a través de Óptica Universitaria.

Óptica Universitaria, la cadena controlada por el grupo Fielmann, ha advertido del aumento de los casos de ojo seco debido, principalmente, al teletrabajo, una modalidad que se ha normalizado desde la aparición de la pandemia de la covid-19.

Más de cinco millones de españoles – un 11% de la población – padecen el síndrome del ojo seco, una de las principales causas de las consultas al oftalmólogo. Sin embargo, tan solo un 45 % de ellas ha sido diagnosticada y recibe un tratamiento adecuado.

Causada por la mala lubricación e hidratación del ojo – cuando no hay cantidad suficiente de lágrima o ésta no es de buena calidad – la sequedad ocular ocasiona molestias que afectan en el día a día, como, por ejemplo, irritación, escozor, enrojecimiento, sensación de cuerpo extraño o visión borrosa.

Más de cinco millones de españoles – un 11% de la población – padecen el síndrome del ojo seco

Alicia Escuer, directora técnica y de formación de Óptica Universitaria, ha explicado que, para los casos leves de ojo seco que se deban al uso del ordenador, la lectura, el trabajo escolar y otras causas exógenas, “el mejor tratamiento es simplemente usar, de manera frecuente, lágrimas artificiales u otras gotas lubricantes para los ojos”.

“El síndrome del ojo seco suele afectar a personas mayores de 50 años, debido a la relación directa que guarda con los cambios hormonales. Estos cambios provocan que la calidad de la lágrima del ojo sea menor y menos constante” ha remarcado Escuer, tras remarcar que, por esta razón, las mujeres con menopausia son las más afectadas por el síndrome, aunque puede darse a cualquier edad.

Las enfermedades sistémicas, como la diabetes o las que están relacionadas con la tiroides, y el consumo de algunos medicamentos, como antihistamínicos, antidepresivos o píldoras para el control de la natalidad, son otras de las causas comunes y que por tanto aumentan la predisposición de padecer este síndrome.