Inicio SALUD VISUAL ¡Ojo con el efecto túnel al conducir! La puesta a punto de...

¡Ojo con el efecto túnel al conducir! La puesta a punto de la salud visual es más necesaria que nunca tras el confinamiento

FOTO: Coocyl

El Colegio de Ópticos Optometristas de Castilla y León (Cooyl) mueve ficha en salud visual tras el confinamiento. El organismo ha alertado a los conductores de la necesidad imperiosa de que se revisen la visión después de haber pasado dos meses enclaustrados, cumpliendo con la cuarentena ordenada por el Gobierno para frenar el avance del Covid-19.

De hecho, el Cooyl ha hecho suyas las advertencias de la Dirección General de Tráfico (DGT), que ha informado de los peligros que supone el ponerse al volante sin una completa revisión de nuestras capacidades, entre ellas el estado de nuestra salud visual, teniendo en cuenta que hasta el 90% de la información que recibimos llega a través de los ojos.

Entre los peligros a los que ha aludido la DGT se encuentra, precisamente, el llamado efecto túnel”, que tiene que ver con la disminución de la capacidad de visión cuando se alcanzan velocidades elevadas y que, además, se ha visto mermada en gran parte de la población tras varios meses sin conducir. En concreto, Tráfico apunta que si circulamos a 65 km/h nuestro ángulo de visión es de 70 grados, pero si aumentamos la velocidad a 150 km/h será de tan solo 18 grados, lo que, unido a la sensación de tranquilidad asociada a varios meses con escasez de coches en las carreteras, aumenta considerablemente el riesgo en la conducción ahora que el tráfico no sólo volverá a su ritmo habitual, sino que se incrementará por las vacaciones de verano.

la sensación de tranquilidad asociada a varios meses con escasez de coches en las carreteras, aumenta considerablemente el riesgo en la conducción

Ante esta realidad, el Cooyl recuerda, además que, debido al uso prolongado de las pantallas por el teletrabajo y las comunicaciones familiares y de ocio online, “nos hemos estado manejando en distancias muy próximas, y eso, en ocasiones, ha motivado molestias visuales de distinta índole, como dolor de ojos, enrojecimiento, cansancio visual, pesadez de párpados o empeoramiento de la visión”, según Inmaculada Aparicio decano del organismo. “¿Somos conscientes de que todo ello puede repercutir a nivel de reflejos en la conducción? Es tan fácil evitar el riesgo como acudir a una óptica de confianza, donde el óptico-optometrista analizará nuestra visión y nos aconsejará”, señala.

Al respeto, Ana Belén Cisneros, secretaria del Coocyl, explica que “mientras conducimos, la visión tiene que adaptarse rápidamente a un entorno que, por la velocidad del vehículo, cambia más rápido que en condiciones normales. Por eso, una buena visión es esencial para la conducción”, mucho más teniendo en cuenta que, según datos de la DGT, entre el 1% y el 5% de los accidentes de tráfico cuyas causas son médicas podrían tener su origen en trastornos de la visión.

Del mismo modo, Cisneros alude a la importancia de una adecuada protección solar mientras conducimos de día, “ya que unas gafas de sol con un filtro adecuado nos protegen del deslumbramiento y de molestos reflejos producidos por la radiación solar en la carretera, ayudándonos a tener una mejor visión con menor fatiga ocular”.