Inicio CONTACTOLOGÍA Nuevo espaldarazo al uso de lentes de contacto para frenar la progresión...

Nuevo espaldarazo al uso de lentes de contacto para frenar la progresión de la miopía

La miopía amenaza a la población infantil y, según la OMS, es una de las pandemias del siglo XXI. FOTO: Caleb Woods (Unsplash)

Paso adelante en la lucha contra la miopía entre la población infantil. Un nuevo estudio avala la utilización de lentes de contacto desechables de uso diario en niños durante un periodo de seis años.

El estudio, liderado por Jill Woods, ha sido publicado por Contact Lens and Anterior Eye, de la Asociación Británica de Lentes de Contacto. Se trata de un ensayo clínico de doble máscara que investiga el rendimiento de una lente de contacto de doble enfoque diseñada para controlar la progresión de la miopía.

La investigación ha revelado que el uso de lentillas de contacto tiene un impacto mínimo en la fisiología de los niños, lo que significa que la contactología es un buen método para controlar la miopía, una de las pandemias del siglo XXI.

La investigación ha revelado que el uso de lentillas de contacto tiene un impacto mínimo en la fisiología de los niños

En el estudio participaron 144 niños de diferentes países y etnias, con una refracción ciclopléjica equivalente esférica media -2,11D. De la muestra, 92 completaron el periodo de seis años utilizando lentillas.

Durante la investigación, solo tres niños interrumpieron el tratamiento debido a un evento adverso ocular (EA).  La tasa de incidencia de EA infiltrativos fue del 0,61% (6,1/1000 años de uso). “Los hallazgos biomicroscópicos más frecuentes fueron hiperemia limbal, bulbar y tarsal y rugosidad del tarso. El 99% de todos los hallazgos de la biomicroscopía fueron de grado 1 o inferior. Después de 6 años de uso de lentes, la salud ocular por biomicroscopía fue similar al uso previo a las lentes”.

La investigación concluye que no hubo EA graves relacionados con las lentes de contacto

La investigación concluye que no hubo EA graves relacionados con las lentes de contacto y la biomicroscopía no mostró cambios significativos. “Los resultados sugieren que los niños de esta edad pueden usar con éxito lentes de contacto de hidrogel desechables a diario con un impacto mínimo en la fisiología ocular”.

Adaptar a los niños con lentes de contacto blandos para el control de la miopía representa, actualmente, un porcentaje muy pequeño de todos los ajustes de lentes blandos. Sin embargo, el interés en esta categoría está aumentando en todo el mundo, con muchos informes que apoyan las lentes blandas como una opción viable para los niños y para el control de la progresión de la miopía.

A través de este enlace puede acceder al estudio.