Inicio HUELLAS María Luisa Pramaor: 50 años con la marca Blackfin como bandera

María Luisa Pramaor: 50 años con la marca Blackfin como bandera

María Luisa Pramaor y Primo Del Din. FOTO: Blackfin

Érase una vez hace 50 años. María Luisa Pramaor, una joven italiana que había trabajado durante casi una década en una fábrica de gafas, decidió seguir su propio camino, algo revolucionario para una época en la que las mujeres aún no habían alcanzado las conquistas sociales de las que gozan hoy en día.

Entonces, Italia atravesaba por uno de los momentos más complicados de su historia debido a una crisis social que daría paso a los anni di piombo, (años de plomo), caracterizados por la inestabilidad política, la violencia callejera y la lucha armada.

En ese contexto, Maria Luisa Pramaor abrió un taller -que hasta ahora lleva su apellido- para fabricar monturas en Agordo que, por aquellos años, ya era el epicentro mundial de la industria de las gafas; empezó sola, pero muy pronto se unió a ella su esposo, Primo Del Din.

María Pramaor y su esposo apostaron por el titanio como punto de diferenciación

En la década de los 80, cuando la competencia arreciaba, María Pramaor y su esposo comenzaron a buscar un punto de diferenciación; como un movimiento estratégico, decidieron apostar por el titanio.  Así, enviaron a sus responsables técnicos a Japón, crearon un pequeño departamento dedicado a este material y empezaron a construir ese know-how que actualmente todavía se encuentra en las monturas de Blackfin.

Aquello ya forma parte de la historia de Blackfin, que sigue fabricando en Italia y está liderada por Nicola Del Din, el hijo de Maria Pramaor. De hecho, la empresa acaba de ampliar su sede, que tiene cinco plantas y ha recibido la certificación CasaClima Work&Life.

Con las nuevas instalaciones, Blackfin ha duplicado el área de producción, que viene a ser el corazón de la empresa; en la parte superior del edificio están las oficinas, mientras que, el departamento de envíos -desde donde salen las colecciones a todos loe mercados- opera en la planta baja.

En la actualidad, Blackfin factura 12 millones de euros anuales y cuenta con una plantilla de 100 personas.