Los oftalmólogos han decidido ‘abrir fuego’ contra los ópticos-optometristas, a cuenta de una nota de prensa emitida por el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO) con motivo de la vuelta al cole.

En la nota de prensa en cuestión, el CNOO recomienda a los padres acudir con sus hijos a las ópticas al inicio del curso escolar, al objeto de realizarles una revisión visual por el óptico-optometrista…

Tras la difusión de esa nota de prensa, la Sociedad Española de Oftalmología (SEO), la Sociedad Española de Estrabología y Oftalmología Pediátrica (Seeop) y la Sociedad Española de OftalmoPediatría (Sedop) han emitido un comunicado en el que se atribuyen el “deber de informar a la población que la revisión de los ojos para identificar o diagnosticar y tratar las alteraciones oculares, solo debe ser realizada por los profesionales médicos capacitados y cualificados para ello, que no son otros que los médicos oftalmólogos”.

«Las diferencias entre oftalmología y óptica-optometría es, a menudo, una fuente de confusión»

“Por este motivo -sigue el comunicado-, las revisiones de los ojos de la población en general y, de los niños en particular, deben efectuarse en las consultas del médico especialista en oftalmología o en su defecto en las del médico pediatra de Atención Primaria, y no en los establecimientos comerciales denominados ópticas, por otros profesionales no capacitados ni habilitados para ello”.