Inicio CONTACTOLOGÍA Lentes de contacto blandas con biosensores: un nuevo modo de monitorear las...

Lentes de contacto blandas con biosensores: un nuevo modo de monitorear las enfermedades oculares

FOTO: Universidad de Purdue

Las lentes de contacto superan otra frontera. Un equipo de investigadores de la Universidad de Purdue, en Estados Unidos, ha desarrollado una tecnología que permite que monitorear muchas enfermedades oculares, incluido el glaucoma, utilizando biosensores colocados en las lentillas blandas que se venden en el mercado.

Los análisis clínicos de esta tecnología ya han comenzado y, si los resultados llegan a ser positivos, significará un avance de grandes dimensiones dentro del campo de la contactología. El trabajo de investigación está publicado en Nature Communications.

«Esta tecnología será muy beneficiosa para el diagnóstico indoloro o la detección temprana de muchas enfermedades oculares, incluido el glaucoma», dijo Chi Hwan Lee, profesora asistente de ingeniería biomédica en la Universidad de Purdue.

La investigación ha descubierto el modo de integrar biosensores elásticos ultrafinos en las lentillas blandas

Anteriormente, los sensores u otros dispositivos electrónicos no se podían usar para lentes de contacto blandas comerciales, porque la tecnología de fabricación requería una superficie plana rígida, incompatible con la forma suave y curva de una lentilla.

Ahora, el equipo de investigación ha allanado un camino único que permite la integración perfecta de biosensores elásticos ultrafinos con lentes de contacto blandas, mediante la unión adhesiva húmeda. 

Los biosensores en las lentes de contacto blandas registran la actividad retiniana de la superficie corneal

Los biosensores integrados en las lentes de contacto blandas registran la actividad retiniana electrofisiológica de la superficie corneal de los ojos humanos, sin la necesidad de anestesia tópica que se requiere en los entornos clínicos actuales para el manejo del dolor y la seguridad.

Pete Kollbaum, director del Centro Borish de Investigación Oftálmica y profesor asociado de optometría en la Universidad de Indiana (que es la que lidera los ensayos clínicos de la tecnología), ha dicho que está tecnología permitirá a los médicos y científicos comprender mejor la actividad retiniana con precisión, confiabilidad y comodidad.