Inicio SALUD VISUAL La pobreza visual… la amenaza invisible

La pobreza visual… la amenaza invisible

la pobreza visual es una amenza invisible para la sociedad.
Unos 760.000 menos de 18 años están en riesgo de caer en pobreza visual en España: FUENTE: Hush Naidoo Jade (Unsplash)

La pobreza visual es uno de los temas abordados por Modaengafas.com en su último Cuaderno dedicado a la miopía. También puede leer el artículo en PDF.

La Real Academia de la Lengua Española define a la pobreza de varias maneras: cualidad de pobre; falta, escasez… Con los años, han aparecido otras denominaciones para describir situaciones más concretas, como, por ejemplo, la pobreza energética o la pobreza intelectual.

Más allá de cualquier acepción, buena parte de la población del primer mundo cree saber qué es la pobreza, aunque ese conocimiento suele ser superficial y, en ocasiones, no la ven ni así la tengan frente a sus propios ojos.

Lo cierto es que la pobreza es un problema de gran hondura y complejidad, un monstruo de mil cabezas. En España, adopta diversas formas. De hecho, datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), incluidos en el último Libro Blanco de la Visión, reflejan que el 20,7% de la población vive bajo el umbral de la pobreza.

UNA REALIDAD QUE DUELE

Las cifras desnudan una realidad que, hasta no hace mucho, se mantenía oculta. No obstante, Visión y Vida, a través del estudio Radiografía de la pobreza visual infantil en España, las ha sacado a la luz para vergüenza de una sociedad que permanece impávida ante tamaña situación.

De hecho, el término pobreza visual no es nuevo; fue acuñado por Visión y Vida en 2008, cuando España entró en una grave crisis económica provocada, principalmente, por la explosión de la burbuja inmobiliaria, lo que generó una tasa alta de paro y una situación extremadamente grave para miles de familias.

Con la acepción pobreza visual, Visión y Vida empezó a referirse a la imposibilidad que tienen las personas para adquirir aquellos equipamientos ópticos que necesitan para alcanzar una visión adecuada y hacer una vida normal.

los ingresos de una unidad familiar amenazada por la pobreza son inferiores al 60% de la media

En general, los ingresos de una unidad familiar amenazada por la pobreza son inferiores al 60% de la media. Teniendo en cuenta que el 62,94% de la población requiere equipamientos ópticos en su día a día, Visión y Vida deduce que, en España, existen más de seis millones de personas (adultos y menores) que no tienen una buena visión por no poder pagarse unas gafas o lentes de contacto.

Aunque, la tasa de pobreza no es igual en todas las comunidades autónomas, existen zonas en las que este índice es alto, como con los casos de Ceuta (40,6%), Melilla (35,7 %), Extremadura (31,5%) y Andalucía (31,3%).

Para reflejar de manera más fidedigna esta realidad, Visión y Vida ha recogido datos del Observatorio de Pobreza y Desigualdad de España de la fundación Iseak, con el fin de analizar cómo se distribuye la pobreza infantil entre las comunidades autónomas. Según los datos actualizados con fecha de 2020, sabemos que el 27,7% de los casi 8,8 millones de menores de 18 años que residen en España se encuentran en riesgo de caer en la pobreza.

Más del 50% de estos menores residen en zonas muy pobladas. “Una zona densamente poblada es aquella que tiene más de 50.000 habitantes y una densidad de población superior a los 500 habitantes por kilómetro cuadrado”.

UN PROBLEMA OCULTO

El problema del problema (valga la redundancia) radica en que buena parte de la sociedad no tiene presente que existe una población de menores de 18 años en riesgo de caer en pobreza visual, con todo lo que eso acarrea.

Un menor vive bajo el umbral de la pobreza cuando su familia no puede hacer frente a los gastos en gafas (que suelen romperse y necesitan actualización constante debido al incremento de la graduación) y de lentillas o de terapia visual (necesaria en casos en los que el procesamiento visual impide un desarrollo normal del menor).

Si no sucede eso, el problema deja de ser de la familia y pasa a convertirse en un inconveniente para toda la sociedad. Bien sabido es que una de las causas del abandono escolar es la mala visión: uno de cada tres casos de fracaso escolar está relacionado con un problema visual no detectado en su momento.

En 2020, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), el porcentaje de personas de 18 a 24 años que no completó la segunda etapa de Educación Secundaria (FP de Grado Medio, Básica o Bachillerato) y no seguía ningún tipo de formación el pasado año se situó en el 16%, 1,24 puntos menos que en 2019. Es decir, alrededor de 530.000 personas, 343.000 hombres y 186.500 mujeres, habían dejado los estudios.

Visión y Vida ha solicitado que los gobiernos autonómicos implanten un bono de 100 euros para frenar la pobreza visual

En este contexto, Visión y Vida ha solicitado que los gobiernos autonómicos implanten un bono de 100 euros para frenar la pobreza visual en la población infantil en España. En total, serían unos 76 millones de euros anuales los que se destinen a combatir este problema que ahora golpea con fuerza a la sociedad y quita oportunidades de crecimiento a muchas personas.

El bono se puede financiar con parte de los 527 millones de euros aprobados por el Fondo Social Europea para paliar la pobreza en España en 2021, más 252 millones de euros de contribuciones nacionales.