Inicio CONTEXTO La óptica española pierde entre el 30% y 39% de sus ventas...

La óptica española pierde entre el 30% y 39% de sus ventas semestrales debido al Covid-19

Establecimiento de Multiópticas en Barcelona. FOTO: Modaengafas

La óptica española ya tiene la factura de lo que le ha costado el Covid-19. El sector estima que las ventas que ha registrado en el primer semestre de 2020 han caído entre un 30% y un 39% respecto al mismo periodo de 2019.

El descenso obedece al cierre forzoso de las casi 10.000 ópticas que hay en el mercado español tras la declaración del estado de alarma, decretada por el Gobierno el 14 de marzo, con la finalidad de frenar el brote de la pandemia del coronavirus.

“Estimamos que tardaremos un año y medio en recuperar los niveles de venta pre-Covid-19, dado que nuestros datos internos nos dicen que llegaremos a julio con una facturación de entre el 30% y 39% de las ventas respecto al mismo periodo del 2019”, ha explicado Pedro Rubio, presidente de AEO (Española de Fabricación, Comercialización e Importación General de Óptica y Oftalmología) y director de Safilo en España.

«Tardaremos un año y medio en recuperar los niveles de venta pre-Covid-19», dice Pedro Rubio, presidente de la AEO

Ahora, que la desescalada ha entrado en su fase final, la AEO se ha unido a Fedao (Federación Española de asociación del Sector Óptico) para adherirse a la Guía de Recomendaciones lanzada hace unas semanas por la asociación de utilidad pública Visión y Vida bajo el nombre Volvemos, que busca generar confianza en el usuario identificando aquellos establecimientos sanitarios de óptica que cumplen con las recomendaciones y guías de actuación del sector para garantizar la seguridad y limpieza de clientes y profesionales.

De este modo, toda la cadena se prepara ya para la nueva etapa, siendo muy conscientes de que “necesitamos transmitir al ciudadano la necesidad de revisarse tras las diez semanas de confinamiento; su salud visual se ha podido ver dañada por el uso excesivo de pantallas y, si no tomamos medidas preventivas, esto puede derivar en un inasumible coste social para el Estado en los próximos años”, ha dicho Rubio.

Así, a pesar de que las empresas fabricantes se han visto muy afectadas por la crisis, solo seis de cada diez ha sometido a sus equipos a un ERTE y, ahora, poco a poco, van recuperando la normalidad según las necesidades del mercado.