Morel, salto adelante. La histórica marca francesa ha realizado un cambio de cara a su imagen de marca, con la finalidad de adaptarla a los nuevos tiempos.

De gestión familiar e independiente, Morel pretende transmitir su manera artesanal de trabajar mientras desarrolla una fuerte presencia internacional. De hecho, la empresa cuenta con una filial propia en España.

Nacida en 1888 en Francia, Morel se encuentra en manos de Jérôme, Francis y Amélie Morel, que forman parte de la cuarta generación de la familia.

“Los precios bajos y los grandes descuentos no están en nuestra estrategia”

En una historia que tiene 142 años, no es la primera vez que Morel decide realizar un restyling de marca. En 1957, Jacques, el nieto de Jules Morel, el fundador de la empresa e inventor de los famosos quevedos, tuvo la idea de crear una marca de fabricante para estamparlas en las monturas: así nació el gato cobijado por una M que, ahora, con al restyling, adquiere más importancia.

Esta costumbre, tomada de los joyeros, inspiró más tarde la creación del logotipo Morel. “Tan moderno como el primer día, el gato encarna nuestra herencia, nuestra independencia y, más que nunca, nuestro compromiso”, ha explicado la compañía.