Inicio SALUD VISUAL El deporte es salud… y buena visión

El deporte es salud… y buena visión

FOTO: Tomasz Woźniak (Unsplash)

No es un mito. La práctica de actividad física de forma regular tiene un impacto positivo en diferentes condiciones visuales.

Eso se desprende del curso monográfico Deporte y salud visual: beneficios e inconvenientes del ejercicio físico en la fisiología ocular, dictado por los ópticos Jesús Vera Vílchez y Beatriz Redondo Cabrera, en el marco de Optom 2021.

En el curso se habló de los efectos del ejercicio físico en la visión y, fundamentalmente, en los niveles de presión intraocular, y se puso de manifiesto los beneficios de una colaboración activa entre los ópticos-optometristas y otros especialistas en el área de las ciencias del deporte para un manejo óptimo de diferentes condiciones visuales.

Es importante conocer los efectos del ejercicio físico en la fisiología ocular, especialmente en los niveles de presión intraocular

“Es importante conocer los efectos del ejercicio físico en la fisiología ocular, especialmente en los niveles de presión intraocular, con el objetivo de que el óptico-optometrista pueda recomendar a sus pacientes el tipo de ejercicio a realizar o evitar, dependiendo siempre de la condición clínica y las características de estos”, explicaron los expertos.

“Debido a la que la reducción y estabilización de la presión intraocular es el único tratamiento que ha mostrado ser útil para el glaucoma, es importante conocer los cambios en la presión intraocular que se producen al realizar diferentes esfuerzos físicos o determinados deportes, con el objetivo de poder prevenir su aparición o remitir al paciente al oftalmólogo en estadios tempranos”, han dicho.

Vera y Cabrera han remarcado que la práctica de actividad física de forma regular ha mostrado tener un impacto en diferentes condiciones visuales como son las cataratas, la degeneración macular asociada a la edad, la ambliopía o en el manejo de pacientes con ojo seco. En relación con la función visual, el ejercicio físico promueve también cambios en diferentes habilidades visuales relacionadas con la función acomodativa, binocular y oculomotora”.