Inicio CONTEXTO El convenio del Sergas solo lo aceptan el 26% de las ópticas...

El convenio del Sergas solo lo aceptan el 26% de las ópticas de Vigo

gafas graduadas. IPC
El precio de las gafas graduadas ha vuelto a bajar en marzo. FOTO: David Travis (Unsplash)

El convenio del Sergas (Sistema Público de Salud en Galicia) sigue sin gustar al sector óptico. La muestra palpable del “rechazo” está en ciudades como Galicia, donde solo el 26% de las ópticas se han adherido a la propuesta de la Xunta.

El convenio del Sergas vino a reemplazar a Ollo cos Ollos, que se había venido utilizando en Galicia desde 2007. Para muchos ópticos, Ollo cos Ollos era una especie de símbolo que resaltaba su profesionalidad, tanto así que durante su vigencia -hasta 2020- habían realizado 600.000 consultas con pacientes, contribuyendo a descongestionar los centros de salud de atención primaria.

De hecho, Ollo cos Ollos contaba con el 90% de aceptación de los ópticos-optometristas que ejercen la profesión en Galicia.

El convenio del Sergas vino a reemplazar a Ollo cos Ollos, que se había venido utilizando en Galicia desde 2007

El Faro de Vigo ha publicado un artículo en el que refleja que solo el 26% de las ópticas viguesas se han acogido al nuevo convenio del Sergas; la mayor parte no lo ha hecho porque considera que la propuesta es injusta.

Pero ¿Cuál es el origen del rechazo? El pasado octubre, Alexander Dubra, miembro de la junta de gobierno del Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia (COOG), concedió una entrevista a Modaengafas.com en la que dejó claro el origen de la polémica.

Dubra precisó que la nueva propuesta del Sergas dice los siguiente: “La Consellería de Sanidade no realizará ningún pago o compensación económica a favor del establecimiento de óptica que firma el convenio por la realización de las actividades indicadas en este. No se les podrá cobrar a los pacientes del Servicio Galego de Saúde por las actividades realizadas indicadas en el convenio”.

Con esa propuesta, la Xunta no ofrece ninguna contraprestación económica a los ópticos-optometristas por realizar su trabajo, de tal modo, que en términos generales, solo un 20% de ópticas de Galicia la han aceptado.