Inicio SALUD VISUAL El 15% de conductores no ha pasado un examen visual y tiene...

El 15% de conductores no ha pasado un examen visual y tiene carnet

Quince de cada 100 conductores catalanes se ha sacado el carnet sin haber pasado por un examen visual, según se desprende del estudio Visión y Conducción que ha sido impulsado por Essilor y la Fundación para la Seguridad Vial, en colaboración con el Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Cataluña y Cepsa.

De esta manera, el estudio deja en evidencia uno de los graves problemas que se registran en Cataluña donde, en un año, 36.000 personas han sido víctimas de accidentes de tráfico que tienen a la mala visión como una de sus principales causas. Lo más grave de todo es que 300 personas han muerto debido a esta clase de sucesos.

El estudio es el más importante de este tipo que se ha realizado en España en particular y Europa en general, ya que se ha utilizado una muestra de 1.215 conductores que fueron entrevistados cuando repostaban sus coches en estaciones de servicio.

Más de 300 personas que residen en Cataluña han muerto en accidentes de tráfico, la mayoría de ellos provocados por la mala visión de los conductores

Los resultados del estudio apuntan que más de medio millón de conductores catalanes presentan problemas de ametropía (miopía o hipermetropía), lo que dificultan que vean con claridad las señales de tráfico y merma su capacidad de cálculo a la hora de medir la distancia de seguridad que debe haber entre vehículos.

De hecho, el 13% de los conductores presenta dificultades de visión en condiciones óptimas, y el número aumenta hasta un 36,5% en situaciones de baja iluminación. En condiciones de deslumbramiento, el 46% de conductores tarda más de 20 segundos en recuperar la visión central, mientras que el 26% presenta problemas de campimetría.

Para la elaboración del estudio, también se han medido capacidades vitales para la conducción que son relevantes como, por ejemplo, la agudeza visual binocular de lejos, la sensibilidad al contraste, la capacidad de recuperación ante un deslumbramiento, la percepción cromática o el campo visual.