Inicio SALUD VISUAL De la fotoqueratitis a la fotoconjuntivitis: los peligros oculares que acechan a...

De la fotoqueratitis a la fotoconjuntivitis: los peligros oculares que acechan a los niños en verano

De la fotoqueratitisa a la fotoconjuntivitis: los peligros oculares que acechan a los niños en verano
Los ojos de los niños corren muchos peligros en verano. FOTO: Liam Welch (Unsplash)

El Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia (COOG) ha lanzado una alerta dirida a las familias, para explicarse las amenazas que -en términos de salud visual. acechan a los niños en verano.

La otoqueratitisa, la fotoconjuntivitis y otros males pueden estar a la orden del día si los padres no toman las medidas para proteger a sus hijos.

Al igual que la piel, los ojos también tienen memoria, lo que afecta al desarrollo de niños y adolescentes, que pueden sufrir patologías derivadas de la exposición solar acumulada, especialmente en los primeros 18 años de vida.

El cristalino de un niño menor de 10 años deja pasar el 75% de rayos UV

Los ópticos-optometristas gallegos explican que los tejidos y la estructura ocular en estas edades no están completamente desarrollados, lo que implica que son “más sensibles a la radiación y que tienen menos mecanismos de defensa”.

Por ejemplo, señalan que la pupila de los niños está más dilatada y su pigmentación todavía no se ha oscurecido, lo que supone menor protección y permite la entrada de más radiación solar.

“El cristalino de un niño menor de 10 años deja pasar el 75% de rayos UV y el filtro del mismo no termina de formarse hasta los 12 años, por lo cual llega más radiación ultravioleta a su retina. Esto puede producir daños oculares como fotoqueratitis y fotoconjuntivitis, así como dolor, fotofobia, jaquecas y enrojecimiento”, indica Eduardo Eiroa, presidente del COOG.

Los niños y los adolescentes son más vulnerables que los adultos a la radiación, en parte porque su exposición a la misma es tres veces superior, ya que normalmente pasan más tiempo al aire libre. Además, es en esta etapa del desarrollo donde sus ojos  absorben entre el 50 y el 80% de la exposición solar de toda su vida.

Para evitar los riesgos y daños derivados de la radiación, los experto recomiendan usar gafas homologadas y tener hábitos de exposición saludables para reducir las posibilidades de padecer lesiones de córnea y conjuntivales, cataratas, alteraciones o degeneraciones de retina que afecten a la visión de forma permanente.