Inicio SALUD VISUAL De la disfunción visual al telecribado: ocho propuestas de comunicación profesional para...

De la disfunción visual al telecribado: ocho propuestas de comunicación profesional para ópticos-optometristas

visual.

El Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Cataluña (Coooc) ha elaborado ocho consejos de comunicación dirigido a los profesionales de la salud visual.

Debido a la importancia que tiene este documento para los ópticos-optometristas, Modaengafas.com ha decidido reproducirlo de manera íntegra…

ADAPTACIÓN Y TOLERANCIA

Frente a nuevas ayudas ópticas, es normal considerar el proceso de adaptación a los cambios en tamaños y distancias. También hay que explicar que cuando las ayudas ópticas son específicas para una actividad concreta, como los monofocales por la lectura o los lentes progresivos ocupacionales para visión intermedia y de cerca, se añade un proceso de tolerancia a las limitaciones en su uso, por ejemplo, la incomodidad al levantar la vista con los monofocales para visión próxima. Adaptación a las nuevas ayudas y tolerancia a sus restricciones son dos caras de la misma moneda.

DISFUNCIÓN VISUAL Y PATOLOGÍA VISUAL

A menudo se utiliza de manera inadecuada la calificación de patología para describir una condición visual sin connotación patológica. Todas las alteraciones binoculares no estrábicas, las acomodativas y las refractivas no son patologías visuales sino disfunciones visuales en el sentido de mal funcionamiento, falla el «software». Cuando las alteraciones visuales adquieren características que se asocian a un daño estructural por enfermedad o traumatismo, es decir falla el hardware, como sería un queratocono, una miopía magna o una disfunción binocular significativa y de aparición repentina, es cuando sí podemos contemplarlas como patológicas y por tanto denominarlas patologías visuales.

DISFUNCIÓN ACOMODATIVA

Toda presbicia es una disfunción acomodativa, pero no toda disfunción acomodativa va ligada a la presbicia, la diferencia es que la primera afecta el hardware a causa de la madurez, mientras que la segunda solo afecta al «software» y por tanto puede ser reversible.

DISFUNCIÓN BINOCULAR

El concepto de disfunción binocular abarca cualquier alteración en la acción conjunta y coordinada de ambos ojos. Podemos hablar de disfunción binocular no estrábica (foria por encima de la norma) o estrábica.

FORIAS Y TROPIAS

La etimología de la palabra «foria» viene de «foro» que es el lugar de reunión, en este caso de los ojos. Igual que cuando los clásicos se reunían en el foro de forma voluntaria, el concepto de «foria» describe un estado en el que los ojos se encuentran y dejan de encontrarse cuando quieren, es decir, hay un control voluntario de sus movimientos. En cambio, el concepto «tropia» viene de «tropos» o movimiento, los ojos «se mueven» involuntariamente y por tanto hablamos de estrabismo. Hay que decir que la frontera entre el control voluntario de la foria y el descontrol de la tropia es una zona de superposición, es decir, una foria alta se puede descompensar y romper en tropia en momentos de fatiga o enfermedad, igual que una tropia baja puede pasar desapercibida porque se deja controlar relativamente por el sistema, podemos decir que una foria alta es una tropia o estrabismo porque siempre se acaba descompensando, aunque sea puntualmente.

GRADUAR LA VISTA Y EXAMINAR LA VISIÓN

La desafortunada expresión «graduar la vista» toma la parte para el todo. La graduación de la vista es solo una parte de los protocolos que forman el examen visual. Como sabemos, disponer de una buena vista no es necesariamente sinónimo de disfrutar de una buena visión, por tanto, tendríamos que hablar con propiedad y utilizar la expresión examinar la visión.

INFORMES OPTOMÉTRICOS E INFORMES DE REMISIÓN

El informe optométrico es el reflejo de la calidad del ejercicio profesional. No solo en cuanto a la descripción del problema y en sus propuestas de solución, sino también en su redacción y estructura. El informe de remisión tiene que ser tan esmerado en lo que se explica como en el como se explica, no podemos olvidar que a nosotros no nos corresponde el diagnóstico de patologías visuales sino la evaluación de sus signos de sospecha, por ejemplo, podemos remitir al oftalmólogo para «manifestar carencia de transparencia de medios» no con el diagnóstico de «manifestar cataratas».

TELECRIBADO

Hoy en día el trabajo interprofesional es fundamental para un servicio de calidad. El telecribrado de la retina no es un diagnóstico médico a distancia sino una confirmación, por parte de expertos, de la ausencia o presencia de cualquier signo de sospecha que requiera valoración oftalmológica presencial de manera urgente, prioritaria o de rutina