Inicio SALUD VISUAL ¿Cómo ralentizar el avance de la miopía?

¿Cómo ralentizar el avance de la miopía?

Niña pasando por un examen vissual
Una de las formas de frenar la miopía es pasando por un examen ocular una vez al año.

Esa es la pregunta que el Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León (Coocyl) intenta responder a través de una campaña de salud visual destinada a la población, con la que trata de informar qué se está haciendo en este ámbito en los últimos años.

Hasta el momento, la evidencia científica disponible sobre la prevención y ralentización de su progresión, recogida por la Sociedad Española de Optometría (SEO) y difundida por el Coocyl dice lo siguiente:

Sobre su prevención, el aumento del tiempo al aire libre, en comparación con otras medidas, es la estrategia más segura. Actualmente se recomienda a los escolares pasar entre 80 y 120 minutos al día al aire libre.

las gafas con lentes oftálmicas de desenfoque periférico sirven para frenar el avance de la miopía

“La evidencia científica en este punto es incuestionable. Si los niños juegan fuera de casa una media de dos horas al día, el riesgo de desarrollar miopía se reduce al 20%. Así lo revela el estudio leere, realizado en la Universidad Estatal de Ohio durante 10 años con más de 1.200 niños, 633 miopes y 617 sin problemas”, indica Ana Belén Cisneros, vicedecana del Coocyl.

Sobre la ralentización de la progresión, existen varias intervenciones:

Medidas farmacológicas, como la aplicación diaria de gotas oculares de atropina en concentraciones que oscilan entre 0,01% y 0,05%, que deberán ser prescritas por el oftalmólogo.

Llevar la corrección completa y constante de la miopía, tanto para visión de lejos como de cerca, aunque se consiga una buena visión sin gafas en distancias cortas o intermedias. “Durante años pensábamos que llevar la graduación por lo bajo o incluso prescindir de ella cuando la miopía era de un grado menor era una buena alternativa, pero la evidencia científica ha demostrado justamente lo contrario. Esto supone que es necesario llevar siempre la graduación bien ajustada, (más en los niños), por lo que es preciso hacer revisiones frecuentes”, explica Cisneros.

Respecto a los tratamientos ópticos, la vicedecana de COOCYL señala las diferentes alternativas:

En primer lugar, las lentes de contacto blandas para control de miopía, que están basadas en el principio del desenfoque periférico.

En segundo lugar, la ortoqueratología nocturna, que no solo ayuda a frenar el aumento de miopía por la noche, sino que también ofrece mayor comodidad para los usuarios que no quieren utilizar lentillas durante el día. “Con esta alternativa de tratamiento de la miopía está demostrado que se puede conseguir que la miopía suba entre un 40% y un 50% menos que si se usan gafas o lentillas sin ser específicas de control de miopía”, asegura Ana Belén Cisneros.

Por último, las gafas con lentes oftálmicas de desenfoque periférico, que es el método más reciente para el control de miopía, por lo que su evidencia científica aún es reducida.

Estas medidas no son mutuamente excluyentes, y pueden actuar sobre diferentes mecanismos de desarrollo y progresión de la miopía. Algunos estudios están empezando a examinar la combinación de tratamientos, y en el futuro esta combinación puede volverse más común.