Inicio ÓPTICAS Y EMPRESAS ¿Cómo es el desembarco de Hawkers en la óptica tradicional?

¿Cómo es el desembarco de Hawkers en la óptica tradicional?

Interior de una óptica de Hawkers.

Hawkers comienza a ganar terreno en el sector de la óptica tradicional. La compañía, que nació en 2013 como una start-up de gafas de sol, intenta consolidar su imagen como suministradora de gafas graduadas mediante su marca propia, tanto de monturas como de lentes (fabricadas por el Grupo Prats).

De momento, 12 de los 85 establecimientos de Hawkers ya son ópticas, y están situados en ciudades que la empresa considera clave dentro de su estrategia, como son Madrid, Guadalajara, Zaragoza, Jerez de la Frontera, A Coruña, Valencia, además de Portugal (en cuanto al mercado luso, Hawkers no ha precisado la ciudad).

El modelo de negocio de Hawkers es monomarca, ya que solo vende en sus ópticas su enseña propia, tal como lo hace Multiópticas (con Mó) o las diferentes cadenas de moda, al estilo de Zara, Mango o Desigual, solo por citar tres ejemplos.

Prats se encarga de suministrar las lentes de marca propia a Hawkers

Hawkers ha explicado que todas sus colecciones para graduado cumplen las normas ISO-UNE de aplicación como garantía de calidad ante el usuario final. El grupo, además, es socio de la Asociación Española de Fabricación, Comercialización e Importación General de Óptica y Oftalmología (AEO) y ostenta una vocalía en el Comité Técnico de Normalización 45, de la Asociación Española de Normalización (UNE).

En octubre de 2020, Hawkers se estrenó en contactología con la adquisición de Loopas, una empresa dedicada a la venta online de lentillas, y que ahora es una de las principales bazas del proceso de internacionalización de la empresa.

DE ‘PURE PLAYER’ A GRUPO

De esta manera, Hawkers sigue adelante en el proceso de convertirse en un grupo de óptica de gran dimensión en el mercado, dejando de lado el concepto pure player, con el que se hizo conocer desde su nacimiento.

En 2016, Hawkers dio entrada en su capital al empresario venezolano Alejandro Betancourt, que aportó 50 millones de euros para impulsar su desarrollo en el canal offline.

Hawkers cuenta con 85 establecimientos, de los cuales, 12 ya son ópticas

En diciembre de 2018, las cosas comenzaron a cambiar dentro de la empresa. Betancourt decidió modificar la estructura de directivos, prescindiendo de los fundadores, e incorporando a Nacho Puig como consejero delegado. Desde ese momento, Hawkers dio un golpe de timón a su modelo de negocio, entrando de lleno en lo que es la óptica tradicional.

Hawkers pertenece al Grupo Saldum, un holding que agrupa diversas marcas del sector de gafas de sol (Northweek, Wolfnoir, Miss Hamptons) y relojes (Bratleboro).

La compañía cerró el ejercicio 2019 con un resultado de 470.000 euros, frente a las pérdidas de 2,8 millones que había anotado en el año anterior. Además, alcanzó unas ventas de 26,95 millones de euros, un 20% respecto a los 33,05 millones de euros que ingresó en 2018.