Inicio CONTEXTO ¿Podría darse una escasez mundial de gafas y productos de óptica por...

¿Podría darse una escasez mundial de gafas y productos de óptica por la ralentización de las fábricas en China?

Mapa mundi-China
FOTO: Unsplash

La industria óptica mundial ya atisba el advenimiento de una nueva crisis. Si en 2020, el sector sufrió por la pandemia de la covid-19, en 2022 podría tener problemas de abastecimiento.

China, el mayor productor de gafas y productos del mundo, ha ordenado a las empresas de 20 regiones reducir sus niveles de producción. ¿Por qué? Los precios del carbón están disparados, la demanda y los costes de la electricidad han subido, y el país ha resuelto aplicar unas normas ambientales para reducir las emisiones de carbono.

En este contexto, desde principios de octubre, la mayor parte de los fabricas de gafas que operan en China están trabajando de tres a cuatro días por semana y en horarios reducidos, ha explicado un empresario del sector a Modaengafas.com.

La mayor parte de los fabricas de gafas que operan en China están trabajando de tres a cuatro días por semana

No es extraño que suceda todo eso, porque la medida se ha extendido a todo el sector industrial ante el temor de que se produzca un colapso eléctrico en el país. Sin embargo, la problemática de las gafas es más compleja, porque varios de los eslabones de su cadena de suministro han tenido que reducir aún más su marcha.

Ese es el caso de las empresas chinas que se dedican al baño galvánico que -según la fuente consultada por Modaengafas.com- están trabajando solo dos días a la semana, con lo que se está retrasando la entrega de materias primas a las fábricas de gafas.

Las empresas de baño galvánico están trabajando dos días por semana

Pero esas no son las únicas malas noticias para el sector. Los precios del algodón se han disparado a sus niveles más altos en una década, lo que terminará por provocar el encarecimiento del acetato y, consecuentemente, de los costes de fabricación de gafas.

En la actualidad, el 60% de las gafas que se venden en mundo son fabricadas en China. En 2017, de acuerdo con las estadísticas de aduanas del gigante asiático, las exportaciones de gafas (tanto graduadas como de sol) ascendieron a 5.370 millones de dólares (4.836 millones de euros), un 7,2% más que en 2016.

Empero, no se trata del único producto que las empresas ópticas compran en Oriente: el 60% de estuches y paños para gafas también se produce en China, lo mismo que el 40% de las lentes oftálmicas, entre otras cosas.