Inicio SALUD VISUAL ¡Ojo con el cáncer en los párpados!

¡Ojo con el cáncer en los párpados!

Tumor en el párpado. FOTO: IMO Grupo Miranza
Tumor en el párpado. FOTO: IMO Grupo Miranza

Con el verano llega el buen tiempo, pero también aparecen nuevos peligros para la salud. IMO Grupo Miranza ha alertado de que las quemaduras solares duplican el riesgo de cáncer de piel, especialmente en los párpados.

De hecho, el cuerpo tiene memoria y guarda los efectos de las quemaduras solares que se producen en la infancia, lo que hace que, en la edad adulta, las personas tengan más probabilidades de sufrir daños en la salud.

Esto se debe al daño acumulativo (actínico) de una sobreexposición solar, en muchos casos, sin la debida protección, que afecta al ADN de las células de las estructuras de la piel del contorno ocular y de otras zonas del cuerpo.

Otra de las principales consecuencias de este daño actínico es un envejecimiento prematuro (fotoenvejecimiento), que suele manifestarse con arrugas propias de la sobreexposición solar, así como con manchas y flacidez cutánea.

Otra de las principales consecuencias de este daño actínico es un envejecimiento prematuro (fotoenvejecimiento)

Al margen de los problemas estéticos, “también pueden aparecer patologías, como la queratosis actínica o solar, un tipo de lesión de la piel similar a una verruga seca, rasposa y escamosa, que en ocasiones pica o sangra y que es común que aparezca en los párpados”, explica el Dr. Joan Oliveres, especialista en oculoplástica y en estética y rejuvenecimiento ocular y facial de IMO Grupo Miranza.

Esto se debe a que nuestros párpados tienen un tipo de piel más frágil, fina y que suele estar expuesta al sol. Y, por ello, poseen una mayor tendencia a desarrollar lesiones ligadas al daño actínico. En este sentido, el especialista advierte que: “Se debe tener en cuenta que el daño solar es el principal factor de riesgo en la mayoría de tumores cutáneos malignos”.

Más allá de las molestias y del impacto estético que puede causar la queratitis solar, “debemos tener en cuenta que, si no se trata, a largo plazo puede desencadenar un carcinoma de tipo escamoso”, apunta el oftalmólogo. Actualmente, el carcinoma escamoso afecta, aproximadamente, al 15% de las personas que presentan tumores de la piel y de los párpados. Sin embargo, el más frecuente es el de tipo basocelular (o de células basales), que padece cerca del 80 % de las personas afectadas por cánceres cutáneos y que se caracteriza por crecer lentamente y por aparecer en forma de bulto, que puede parecer una cicatriz y adquirir un tono marrón, negro o azulado.

Estas lesiones se suelen manifestar, al principio, en forma de úlcera o herida que no se cura y que puede llegar a sangrar. Otro signo habitual, en el caso de los palpebrales, es la falta de pestañas en la zona en la que se produce: “Estas son, sin duda, señales de alarma. Mi recomendación es que, si no se cura en 6 semanas, el paciente visite al especialista”, advierte el doctor Oliveres.