Inicio SALUD VISUAL Novartis, paso adelante en salud visual: desarrolla una ‘app’ para ayudar a...

Novartis, paso adelante en salud visual: desarrolla una ‘app’ para ayudar a personas con DMAE

Novartis tira de las nuevas tecnologías para avanzar en el ámbito de la salud visual. La compañía ha desarrollado la aplicación (app) Mucho por ver, que tiene como finalidad ayudar a las personas que padecen degeneración macular asociada a la edad (DMAE) húmeda y a sus cuidadores.

Creada dentro de MyTherapy y de manera conjunta con Smartpatient, la app recursos y herramientas educativas personalizadas sobre la DMAE húmeda. De manera adicional, pretende concienciar sobre la importancia de la adherencia al tratamiento, un desafío importante para las personas que viven con este tipo de DMAE, ya que se estima que el 60% de los pacientes lo abandona en los dos primeros años.

Novartis, tomando como referencia los últimos datos facilitados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha explicado que cerca de 314 millones de personas en el mundo viven con discapacidad visual y 45 millones de ellas son ciegas, siendo evitables el 80% del total de casos de discapacidad visual. 

la DMAE afecta a 800.000 personas en España y es la primera causa de ceguera en mayores de 50 años

Este tipo de discapacidad es más frecuente en los grupos de edad más avanzada. Concretamente, en 2010 el 82% de las personas ciegas y el 65% de las personas con ceguera eran mayores de 50 años. A escala mundial, las principales causas de discapacidad visual son los errores de refracción no corregidos (42%) y las cataratas (33%), seguidas de la DMAE, que afecta a entre 20 y 25 millones de personas. En España, las últimas estimaciones apuntan a la existencia de casi un millón de personas con discapacidad visual.

En España, el perfil de la persona con DMAE corresponde a una mujer (59,1%) de alrededor de 72 años. Más del 18% viven solas, lo que les convierte en personas más frágiles o vulnerables.  En términos generales, la DMAE afecta a 800.000 personas y es la primera causa de ceguera en mayores de 50 años.