Inicio CONTEXTO La Xunta de Galicia excluye a los ópticos-optometristas del plan de vacunación...

La Xunta de Galicia excluye a los ópticos-optometristas del plan de vacunación contra la covid-19

Eduardo Eiroa, presidente del Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia

Estupor e indignación. El Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia (COOG) ha denunciado que la Xunta excluyó a los profesionales del sector del plan de vacunación para sanitarios, es decir, del Grupo 3B de inmunización contra la covid-19.

El COOG ha explicado que esta resolución es “ilógica, arbitaria y contradictoria”, ya que los ópticos-optometristas realizan su práctica profesional en los gabinetes optométricos, estando en contacto directo con los pacientes.

El organismo, que está presidido por Eduardo Eiroa, ha explicado que en otras comunidades autónomas ya están vacunando a los ópticos-optometristas, cosa que no sucede en Galicia.

El COOG ha explicado que esta resolución es “ilógica, arbitaria y contradictoria”

La actividad profesional principal del óptico-optometrista se desarrolla, en gabinetes de optometría, donde la cercanía a los ojos del paciente es máxima, especialmente al realizar ciertas pruebas como retinoscopía, oftalmoscopía, examen biomicroscópico, retinografía, tonometería y adaptación de lentes de contacto, entre otras. Lo que a pesar de las medidas de protección, puede suponer un riesgo tanto para el óptico-optometrista como para el paciente.

Los ópticos-optometristas que ejercen en establecimientos sanitarios de óptica, pese al gran riesgo que corrían y conscientes de la importancia de su labor declarada esencial en el Real Decreto 463/2020 del 14 de marzo, por el que se proclamaba el Estado de Alarma, siguieron atendiendo durante el confinamiento y los meses posteriores, extremando las medidas de protección lo máximo posible dadas las circunstancias, aún sin disponer de EPIs, tanto a sanitarios de primera línea como a todas las personas que prestaron servicios de primera necesidad. Además, asumieron todos aquellos pacientes con problemas de visión derivados de forma forzosa por la saturación del sistema sanitario público. Una responsabilidad que los ópticos-optometristas gallegos cumplieron de forma ejemplar cuidando de la salud visual de la población.