Inicio SALUD VISUAL La Ruta de la Luz se despliega en Senegal para hacer 654...

La Ruta de la Luz se despliega en Senegal para hacer 654 exámenes visuales

Una de las voluntarias de la Fundación Cione Ruta de la Luz realizando su trabajo en Senegal.
Una de las voluntarias de la Fundación Cione Ruta de la Luz realizando su trabajo en Senegal.

La Fundación Cione Ruta de la Luz ha finalizado su segunda expedición internacional de 2022, que se ha realizado en Senegal y en la que se han hecho 654 exámenes visuales a la población.

En esta ocasión, las óptico-optometristas Mabel Mena y Adela Bernabé participaron en la misión, en las que también se entregaron 200 gafas premontadas para presbicia y 200 gafas de sol para prevención de la radiación UV.

Las voluntarias, además, se trajeron las recetas de otros 41 casos de defectos visuales. Esas recetas ya se han convertido en gafas nuevas en los talleres solidarios de la Fundación Cione Ruta de la Luz, e incluso enviadas de vuelta a sus beneficiarios, en tiempo récord, puesto que la expedición regresó a primeros de julio.

Las voluntarias, además, se trajeron las recetas de otros 41 casos de defectos visuales

Esta nueva misión en África es fruto de la colaboración entre la Ruta de la Luz, la Fundación Gomaespuma, que se dedica, concretamente en localidad de Diembering a la escolarización de niños y a trabajar con ellos en su educación, y la Asociación local Urok Juwatt Generation 72, que se ha encargado de dar soporte logístico a la campaña de revisiones que se prolongó a lo largo de una intensa semana de trabajo.

“Sin ellos, no hubiera sido posible, puesto que ellos son los conocedores del terreno, además de aportar los traductores de las diferentes lenguas que hablaban los beneficiarios”, ha explicado Mabel Mena, para quien ésta ha sido su cuarta expedición con la Ruta de la Luz. Su experiencia como cooperante también ha resultado clave para lograr el éxito organizativo.

Cabe destacar que en la población infantil y juvenil, Mabel Mena y Adela Bernabé no han detectado defectos visuales diferentes a la casuística que se da en España. Sin embargo, sí descubrieron problemas de sequedad ocular, irritación y conjuntivitis, debidas a la falta de higiene y al medio ambiente, “al polvo en suspensión”.

En la población adulta, las especialistas detectaron un envejecimiento temprano del sistema visual, apareciendo la presbicia, a partir de los 35 años. “Como la mayoría de la población se gana la vida con trabajos que exigen un esfuerzo visual de cerca, de ahí la importancia de las revisiones”, ha dicho Bernabé.