Inicio SALUD VISUAL La miopía, la puerta al glaucoma

La miopía, la puerta al glaucoma

Glaucoma
El glaucoma afecta a más de un millón de habitantes de España.

La miopía multiplica, entre dos y tres veces, el riesgo de padecer glaucoma que, a su vez, puede conducir a la ceguera.

Así lo ha advertido el Grupo Miranza, con motivo del Día Mundial del Glaucoma, que se celebra el 12 de marzo, a través de un comunicado.

En la actualidad, los síntomas del glaucoma son más o menos conocidos. Sin embargo, más desconocida es la estrecha relación de esta enfermedad con algunas patologías sistémicas, como la diabetes o la hipertensión, o bien oftalmológicas, como la miopía.

En este contexto, el Dr. Aitor Fernández, especialista en glaucoma de Miranza, recuerda que todos ellos son factores de riesgo importantes y “las personas con miopía deben saber que forman parte de un grupo de riesgo importante, igual que las de edad avanzada, con antecedentes familiares o con la PIO elevada”, concluye.

Y ante la pregunta de si cualquier miopía conlleva este riesgo asociado, la Dra. Elena Arrondo, especialista de IMO Grupo Miranza, explica que “si bien el riesgo afecta a cualquier persona miope, es cierto que aumenta conforme aumenta el grado de miopía, pudiendo afectar al 12% de los miopes de seis o más dioptrías y dispararse hasta el 80% en el caso de miopías muy elevadas, según apuntan algunos estudios y, en cierta medida, constatamos en nuestro día a día en las consultas”.

Por ello, las personas con miopía, especialmente las que están por encima de las 6 dioptrías, deben someterse a controles periódicos que incluyan todas las pruebas necesarias para diagnosticar o descartar la existencia de glaucoma.

 La Dra. M. Jesús Chaves, de Vissum Grupo Miranza, ha hecho  especial hincapié en los altos miopes operados con cirugía refractiva, ya que “aunque ya no necesiten las gafas, su ojo sigue siendo anatómicamente miope, y por ello también deben realizarse revisiones y someterse a pruebas de estudio de glaucoma”. La oftalmóloga constata que es en estos pacientes “en los que a menudo detectamos los casos más avanzados de glaucoma, debido a que han cesado sus revisiones tras operarse”.