Inicio ÓPTICAS Y EMPRESAS Kering Eyewear, la consolidación en el año de la pandemia

Kering Eyewear, la consolidación en el año de la pandemia

Kering Eyewear
Centro logístico de Kering Eyewear en Vescovana (Italia).

Este artículo forma parte del Anuario 2020, documento que recoge los principales hechos que han marcado el sector de la óptica el pasado año.

Kering Eyewear planta cara a la pandemia y hace del 2020 el año de su consolidación. La empresa, liderada por Roberto Vedovotto, ha sabido sacarle partido a la época más aciaga que ha vivido el mundo en lo que va del siglo XXI.

En medio de la crisis sanitaria generada en el mundo por la covid, la empresa ha centrado sus esfuerzos en incrementar su cartera de marcas, al punto que ha podido ‘arrebatar’ las licencias de Dunhill y de Chloé a De Rigo y Marchon, respectivamente.

De esta manera, Kering Eyewear -que entró en el sector de las gafas de sol y de graduado premium, tiene una carta de presentación en la que destacan los nombres de Gucci, Cartier, Saint Laurent, Bottega Veneta, Balenciaga, Alexander McQueen, Montblanc, Brioni, Boucheron, Pomellato, Alaïa, McQ y Puma, además de Dunhill y Chloé.

Kering Eyewear presentó las primeras colecciones de Chloé en la Semana de la Moda de París. FOTO: L’Estrop

Como ha pasado con todas las empresas del sector, Kering Eyewear sufrió los embates de la pandemia en el segundo trimestre de su ejercicio fiscal. Sin embargo, la positiva evolución de su negocio en el primer y tercer trimestre le han servido para llegar a una cifra de negocio de 352,2 millones de euros en los primeros nueve meses de 2020.

En 2019, Kering Eyewear cerró el ejercicio fiscal con una cifra de venta de 596 millones de euros, lo que equivale a un crecimiento de 17,8%, a tipo de cambios constantes, respecto al ejercicio 2018.

CON LA MIRADA EN EL MUNDO

Kering Eyewear no se ha limitado a incorporar nuevas marcas a su oferta, a pesar de que ese ha sido uno de sus cometidos principales. La empresa encabezada por Vedovotto también se ha centrado en ganar capilaridad gracias a la distribución. En este contexto, no ha dudado en aliarse con la competencia, ya que alcanzó un acuerdo estratégico con VSP Global, el dueño de Marchon, para impulsar la venta de sus marcas en el mercado norteamericano.

Cabe recordar que, en 2019, Kering Eyewear adquirió una participación minoritaria en uno de sus socios más valiosos, Trenti, con la finalidad aumentar el control de su oferta y alcanzar asociaciones estratégicas clave con otros actores de la industria.

ACUERDO CON SAFILO

A pesar de su potencial en el sector de las gafas, Kering Eyewear decidió mantener el acuerdo estratégico que tenía con Safilo, otro de los titanes de la óptica mundial, que continuará fabricando y comercializando las gafas de Gucci hasta 2024.

Gucci es una de las marcas emblemáticas del grupo Kering

No hay que olvidar que Gucci es una de las marcas emblemáticas del grupo Kering, un holding francés de empresas comerciales de lujo creadas por el empresario y millonario​ François Pinault.

Para potenciar su crecimiento, Kering Eyewear también puso en marcha un sistema de distribución en la localidad italiana de Vescovana, en Padua, que le permite servir a los más de 20.000 clientes que tiene en 110 países. La empresa cuenta con un centro logístico totalmente automatizado, con una superficie de 15.000 metros cuadrados, una capacidad de almacenaje de cinco millones de gafas y una tecnología que permite hacer más de 4.000 envíos al día.

De hecho, opera en 25 mercados a través de 15 filiales situadas en Francia, Reino Unido, Alemania, España, Estados Unidos, Hong Kong, Japón, Singapur, Taiwán, China, Corea, Australia, India, Malasia y Oriente Medio.  Además, Kering Eyewear cuenta con una red internacional de distribuidores.

Este 2021, si los efectos de la pandemia cesan en el mundo, las previsiones de Kerin Eyewear son las de ganar más terrenos en el mercado premium de la óptica mundial.