Inicio SALUD VISUAL ¿Qué juguetes les regalaremos a nuestros hijos por Navidad o Reyes para...

¿Qué juguetes les regalaremos a nuestros hijos por Navidad o Reyes para que no dañen su vista?

 

Podemos pensar en una docena de cosas, pero un post publicado por el Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia me ha hecho reflexionar. ¿No sé qué te parece a ti sobre sus sugerencias de regalos para Navidad o Reyes?

El sistema visual de los niños no está del todo desarrollado al nacer. Su maduración completa no se produce hasta los siete años, aunque la mayoría de las funciones visuales ya se ha desarrollado a los dos años y medio.

Los niños, mientras están jugando, aprenden y desarrollan sus capacidades visuales. Sus primeros juguetes deben ir destinados a estimular su sistema visual y auditivo. Así, entre el primer y el tercer mes de vida, los juguetes deben tener colores llamativos y muy vivos. Deben acercarse a unos 20 centímetros de los ojos del bebé para que se interesen por ellos.

El niño empieza a desarrollar la coordinación ojo-mano en el tercer mes de vida y, a partir de los seis meses, se estabiliza la visión binocular y cromática. Así, los ópticos-optometristas gallegos explican que a esa edad, el bebé ya es capaz de controlar la dirección de su mirada y los movimientos de sus manos y, por ende, puede jugar con cubos que se apilan, juguetes con formas geométricas y otros que produzcan sonidos nada más tocarlos.

A los tres años, el niño puede jugar con rompecabezas que le ayuden a desarrollar su percepción y memoria visual. Es fundamental que nosotros juguemos con nuestros hijos, sobre todo, en la edad comprendida entre los 3 y los 6 años, ya que de este modo podremos descubrir si tienen problemas para identificar colores o si calcula mal las distancias por tener un campo visual limitado. En estos casos, es aconsejable acudir al óptico para revisar sus ojos y poder diagnosticar un posible problema visual lo antes posible.

Además, en opinión del Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia, los padres deben supervisar los juguetes que tengan lentes o espejos que concentren luz. Por ejemplo, hablamos de las lupas, telescopios, microscopios o prismáticos, ya que pueden provocar quemaduras graves en los ojos de los niños si no se utilizan de forma adecuada. Lo mismo sucede con los juguetes que tienen partes afiladas, puntiagudas o que actúen como proyectil, que pueden convertirse en objetos peligrosos para los ojos de los niños.

BENEFICIOS DEL USO CONTROLADO DE LOS VIDEOJUEGOS

Los videojuegos ayudan a desarrollar la percepción, la capacidad cognitiva, el tiempo de reacción y la rapidez de reflejos, la coordinación mano-ojo, la concentración y la agilidad cerebral, pero debe limitarse su uso hasta los 10 o 15 minutos consecutivos en niños menores de 12 años.

Los ópticos-optometristas gallegos advierten de que jugar de manera excesiva puede producir astenopatía, una fatiga asociada a una actividad visual exigente, además de un posible aumento de la miopía. Además, estos dispositivos electrónicos utilizan luz led por lo que estimulan la actividad cerebral como si fuese de día, impidiendo que el cuerpo se prepare para ir a dormir. Por ello, los profesionales aconsejan no usarlos durante las dos horas antes de irse a cama.