Inicio ÓPTICAS Y EMPRESAS Hawkers, un paso más en su reconversión: abre en Madrid su tercera...

Hawkers, un paso más en su reconversión: abre en Madrid su tercera óptica

Tienda de Hawkers en Madrid.

Hawkers continúa su mutación. El otrora pure player gafas de sol ha puesto en marcha una óptica en Madrid, en el marco de un proceso de transformación que tiene como finalidad convertirse en un operador de óptica tradicional.

El nuevo establecimiento de Hawkers opera en el centro comercial into Xanadú, y cuenta con una superficie de 48 metros cuadrados. Se trata del tercer centro de la empresa que está dedicado a la óptica: los otros dos están en la calle Fuencarral de Madrid y en la calle Colón de Valencia.

Hawkers nació en 2013 como un pure player de gafas de sol low cost y revolucionó el mercado, al punto que tras su estela aparecieron un sinfín de empresas del mismo tipo. Sin embargo, ese modelo de negocio comenzó a dar síntomas de agotamiento. En 2016, la compañía dio entrada en su capital al empresario venezolano Alejandro Betancourt para dar el salto al canal offline, abriendo microtiendas temporales en pasillos de centros comerciales y flagships stores destinados a potenciar la marca.

Hawkers ya cuenta con tres establecimientos dedicados a la óptica tradicional, y otros 35 especializados en gafas de sol

La entrada de Betancourt marcó un antes y un después en Hawkers, ya que tres de sus cuatro fundadores dejaron la empresa, así como algunos directivos clave, como son los casos de Francisco Pérez, que hasta el pasado diciembre era el director general, y Diego Sebastián, que dirigía la estrategia de retail de la compañía.

Desde el pasado diciembre, Hawkers está liderada por Nacho Puig que, entre sus prioridades, tiene la finalidad de convertir a la compañía en un grupo de óptica tradicional, con presencia en España y el extranjero. De hecho, Hawker participó en la última edición de Mido, que se realizó en febrero en Milán.

En la actualidad, Hawkers opera con 38 puntos de venta, de los cuáles, 35 se dedica a la comercialización de gafas de sol, mientras que los otros tres siguen el modelo de negocio de una óptica tradicional.