Inicio SALUD VISUAL Fumar dispara el riesgo de sufrir lesiones en la retina

Fumar dispara el riesgo de sufrir lesiones en la retina

FOTO: Ali Yahya (Unsplash)

Fumar no solo le puede llevar al ‘otro patio’ por un cáncer de pulmón. El Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia (COOG)  ha alertado de la estrecha relación que existe entre el el tabaco y el desarrollo de ciertas patologías como la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) o las cataratas.

El organismo, liderado por Eduardo Eiroa, ha lanzado esta advertencia con motivo del Día Mundial sin Tabaco, que se conmemorará el 31 de mayo.

En este contexto, el COOG recuerda que fumar dispara el riesgo de sufrir lesiones en la retina y es el principal factor ambiental de la DMAE, primera causa de pérdida de visión severa o ceguera irreversible personas mayores de 65 años en países occidentales.

«El tabaco multiplica por cinco el riesgo de sufrir DMAE»

La DMAE es una enfermedad degenerativa que afecta a la mácula o zona central de la retina, la parte en la que reside el 90% de la visión y donde la agudeza visual es más nítida y precisa. Se distingue entre DMAE seca o atrófica, la más común que aparece en el 85% de los casos por la acumulación de depósitos; y la húmeda o exudativa donde crecen nuevos vasos sanguíneos anómalos, para compensar la falta de nutrientes, que pueden sangrar o deformar la retina hasta provocar una pérdida de visión rápida y agresiva. Sus síntomas son visión borrosa, ver una mancha negra fija en la visión central, necesidad de luz para leer o hacer otras tareas, ver líneas rectas de manera ondulada o dificultad para reconocer rostros.

“El tabaco multiplica por cinco el riesgo de sufrir DMAE que afecta gravemente a la visión central, la que nos permite leer, escribir o realizar otras tareas de detalle”, asegura Eduardo Eiroa.

La DMAE es una enfermedad degenerativa que afecta a la mácula o zona central de la retina

Aunque dejar de fumar es prioritario, llevar una vida sana puede ayudar a prevenir enfermedades retinianas y generales como la diabetes, la obesidad, la hipertensión o la cardiopatía que acaban afectando a la retina. También es recomendable moderar la ingesta de alcohol, realizar ejercicio físico con regularidad, mantener nieveles normales de presión arterial y colesterol, y seguir una dieta equilibrada rica en antioxidantes y a base de verduras de hoja verde y pescados.

El COOG destaca que la detección precoz es fundamental para prevenir la evolución de las patologías retinianas o retrasar su aparición y mejorar su pronóstico, así que aquellas personas que detecten algún síntoma deben acudir al especialista.