Inicio CONTEXTO España: el número de présbitas sube un 5% en un año

España: el número de présbitas sube un 5% en un año

FOTO: Ihor Malytskyi (Unsplash)

El número de personas susceptibles de tener presbicia crece. La población de entre 40 y 60 años de edad residente en el país aumentó en 732.844 personas entre el 1 de julio de 2018 y la misma fecha de  2019, situándose en los 15.405.795 habitantes.

El repunte, que es de un 5% de un año a otro, se produce en el momento en que España, por vez primera en su historia, supera el techo de los 47 millones de habitantes hasta llegar a 47.100.932, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) recogidos por Modaengafas.com.

El número de personas que potencialmente sufre de vista cansada aumenta a los 43 años: a 1 de julio de 2019, en España había 803.431 personas de esta edad, contra las 798.841 de hace un año atrás.

El aumento de la población susceptible de tener vista cansada empieza a partir de los 43 años

La mayor diferencia de un año a otro, en cuanto a cifras y franja de edad, está en los 59 años. En la actualidad, la población española suma 637.739 personas de esa edad, cuando a 1 de julio de 2018, el INE había contabilizado a 620.696.

En cambio, el 1 de julio de 2018 vivían en España más personas de 40 años de que las que tiene ahora: 785.790 contra las 766.699. El mismo fenómeno se observa en las franjas de los 41 y 42 años, donde, a 1 de julio de 2019, se ha reducido el número de personas susceptibles de sufrir de vista cansada.

AUMENTO DE LA POBLACIÓN EN ESPAÑA

En términos generales, el aumento poblacional que se ha producido en el primer semestre en España hasta la cifra de 47.100.932 es el resultado  un saldo vegetativo negativo de 45.002 personas (169.216 nacimientos, frente a 214.218 defunciones), que se vio compensado con un saldo migratorio positivo de 209.097 personas (hubo 348.625 inmigraciones procedentes del extranjero y 139.528 emigraciones con destino al extranjero).

De hecho, España registró un incremento de la población de nacionalidad extranjera, ya que la de nacionalidad española se redujo. Así, el número de extranjeros aumentó en 183.073 personas durante el primer semestre de 2019, hasta un total de 5.023.279 a 1 de julio de 2019. Este incremento respondió, en gran medida, a un saldo migratorio positivo de 205.678 personas.

Por el contrario, la población de nacionalidad española bajo en 19.737 personas. Esta evolución fue resultado de un saldo vegetativo negativo (de 67.195 personas), que no se vio compensado por la suma del saldo migratorio positivo (3.419) y de las adquisiciones de nacionalidad española (que afectaron a 44.654 personas, según datos provisionales). Si nos restringimos a los españoles nacidos en España, esta población se redujo en 63.447 personas a lo largo de la primera mitad de 2019.