Inicio ÓPTICAS Y EMPRESAS Eschenbach: cinco nuevas marcas y la recuperación de la distribución de Mini...

Eschenbach: cinco nuevas marcas y la recuperación de la distribución de Mini para crecer un 20% en 2022

Eschenbach-Superdry
Las gafas de Superdry serán comercializadas por Eschenbach a partir del 1 de enero.

Eschenbach traza su hoja de ruta para 2022 con la finalidad de crecer un 20%. La compañía, liderada en España por Sergi Noguera, inicia una nueva etapa con la ampliación de su plantilla, la incorporación de cinco marcas a su cartera de producto y la recuperación de la distribución de la marca Mini.

Todo esto es una consecuencia directa de la operación que se produjo en diciembre de 2020, cuando Eschenbach fue adquirida por Inspecs Group. Las dos empresas operan de manera autónoma, pero se retroalimentan.

En este contexto, desde el 1 de enero de 2022, Eschenbach iniciará la comercialización de O’Neill y Superdry, marcas de Inspecs que hasta final de año las distribuye Optim. A estas enseñas se suman Botaniq (cuyas colecciones están hechas con material biodegradable), Savile Row (gafas de titano) y CAT, una colección de gafas para hombre.

(Inspecs Group: salto a los 200 millones con la compra de Eschenbach)

De manera paralela, Eschenbach recuperará la distribución de Mini Eyewear, que desde enero de 2020 la está comercializando Cecop, según ha explicado Sergi Noguera a Modaengafas.com.

CAT es una marca de gama media dirigida a los hombres.

Noguera ha precisado que, para esta nueva etapa, Eschenbach ha fichado cinco comerciales para las diferentes zonas de España, y ha incorporado una persona más para oficinas. Además, la empresa participará en Barcelona Specs, que celebrará su primera edición en mayo.

BAJA VISIÓN

Eschenbach también mantendrá el foco puesto en la baja visión durante 2022, ya que esta área de negocio le aporta el 15% de su facturación anual en el mercado español.

Noguera ha resaltado la importancia que tiene la baja visión como fórmula para diversificar la actividad dentro de una óptica. De hecho, se prevé que la demanda de ayudas visuales -como el caso de las lupas electrónicas- irá en aumento debido al envejecimiento de la población española.