Inicio AUDIOLOGÍA El audioprotesista, en camino hacia la consolidación

El audioprotesista, en camino hacia la consolidación

Una buena audición facilita las relaciones humanas, y los audioprotesistas son fundamentales para que aquello ocurra. FOTO: Unplash

Modaengafas.com ha editado un nuevo Cuaderno del negocio de la óptica que, en esta ocasión, está centrado en la audiología, que de a poco, se ha convertido en un área clave dentro de una óptica. Este artículo forma parte del monográfico.

El audioprotesista es el único profesional sanitario autorizado oficialmente para adaptar audífonos. Profesionalmente, podríamos equiparlo a un óptico”. Esta, grosso modo, es la definición que la Asociación Nacional de Audioprotesistas (ANA) hace de un tipo de profesional que, hoy más que nunca, se ha convertido en imprescindible para la sociedad.

Y esa relevancia no solo se ha logrado en tiempos de pandemia, cuando mucha gente se ha dado cuenta de que tiene problemas auditivos que debe solucionarlos, sino por el estado de la salud auditiva de los españoles. No hay que olvidar que, en la actualidad, solo tres de cada diez personas que necesitan audífonos los usan.

Un estudio de EuroTrak impulsado por la ANA señala que en España aún hay dos millones de personas que no se han tratado sus pérdidas auditivas, que es una proporción mayor a la que se da en muchos países del entorno. No obstante, se prevé que esa cifra vaya en aumento, ya que en los últimos años se ha registrado un incremento significativo de la pérdida auditiva en segmentos cada vez más jóvenes, derivados de la exposición al ruido en el lugar de trabajo, la contaminación acústica en las ciudades o por el uso inadecuado de los auriculares para escuchar música a niveles desaconsejados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El 72% de personas que padecen discapacidad auditiva tienen altas probabilidades de contraer enfermedades psicológicas

Pero el problema de la discapacidad auditiva no tratada genera otros inconvenientes: el 72% de personas que la padecen tiene altas probabilidades de contraer enfermedades cono ansiedad, depresión o agotamiento. De hecho, el 47% de las personas con problemas auditivos reconoce que llegan muy cansadas al final del día.

En este contexto, el papel del audioprotesista es de vital importancia, porque, por lo general, es la primera persona que entra en contacto con un paciente y lo evalúa, a través de las pruebas auditivas pertinentes, convirtiéndose en una especie de psicólogo.

«Creo que la sociedad empieza a darle la importancia que se merece a la figura del audioprotesista”, sostiene Cristóbal Mora, director de Mople Audiología, un establecimiento localizado en Sanxenxo (Galicia).

«Creo que la sociedad empieza a darle la importancia que se merece a la figura del audioprotesista”

Mora, que tiene 28 años, viene ejerciendo la profesión desde hace cinco y ha ido notando que cada vez su trabajo es más valorado por la sociedad. Una muestra de ello -dice Mora-, es la iniciativa que ha tomado la Universidad de Salamanca, que está estudiando la posibilidad de poner en marcha un grado de audiología, que será el primero de estas características en el país.

“Un grado nos abriría las puertas a la colegiación”, remarca Mora, tras enfatizar que en otros países los audiólogos ya tienen una titulación a nivel universitario y gozan de un reconocido prestigio en la sociedad. “Para mí, la formación de un colegio de audioprotesistas debe ser el final de un camino que estamos transitando”, asegura Albert Torra, que obtuvo el título de audioprotesista en 2005, tras cursar los estudios en una escuela situada en el Clot, en Barcelona.

“En aquella época, esa escuela era la única que había en Cataluña”, recuerda Torra, tras asegurar que ahora existen centros de formación de audioprotesistas por toda España, tanto presencial como semipresencial. La ANA, en sus registros, tiene contabilizados 32 centros formativos por todo el país, de los cuales, algunos tienen el carácter de escuelas universitarias, como es el caso de Gimbernat (Cantabria), donde se imparte el ciclo de técnico superior en audiología protésica.

UNA PROFESIÓN EN DESPEGUE

Albert Torra asegura que la profesión del audioprotesista aún está en fase de evolución, y que alcanzará el zénit en el momento que ya exista un nutrido número de profesionales que trabajen en sus propios gabinetes o en empresas de óptica que brinden este servicio.

“En la actualidad, la mayoría de los audioprotesistas en muy joven, pero ya van ganando experiencia, que es algo importante para ejercer esta profesión”, dice.

En este contexto, Luis Rozados, director general de Federópticos, dice que entre los ópticos cada vez hay más interés por incorporar el servicio de audiología en sus negocios y, para hacerlo, necesitan de profesionales en la materia.

En la actualidad, el título de audioprotesista faculta a quienes lo tienen a adaptar prótesis auditivas según prescripción facultativa, analizando las características anatómicas y funcionales del oído del paciente, tanto adulto como infantil, mediante pruebas subjetivas y objetivas, realizando la selección, calibración, mantenimiento y reparación de las mismas, gestionando el gabinete audioprotésico, y determinando medidas de protección acústica a partir de la evaluación de niveles sonoros, cumpliendo la normativa aplicable, incluidos los estándares de diseño y accesibilidad universal.