Inicio CONTEXTO De patente en patente: la I+D en lentes oftálmicas no tiene techo

De patente en patente: la I+D en lentes oftálmicas no tiene techo

Laboratorio de lentes de Essilor.

Lentes para frenar la progresión de la miopía, nuevos filtros para proteger la visión de la luz azul, progresivas de nueva generación… La Investigación y Desarrollo (I+D) de las empresas de óptica no tiene techo y cada vez más salen nuevos productos al mercado para corregir los problemas oculares de la población.

Ese impulso se refleja en el informe de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) 2021, el cual señala que, entre 1998 y 2019, se registraron 4.251 patentes de innovaciones para las lentes oftálmicas sobre lentes de visión lejana, lentes progresivas, entes de baja visión, y escudos protectores.

El informe señala que, del total de patentes, Seiko Group figura en la primera posición, con un total de 158. En el segundo lugar aparece Essilor, con 140, y después emerge el nombre de Hoya, con 129 patentes. Carl Zeiss Vision ha presentado 49 patentes, y Rodenstock, 31, entre otras.

Entre 1998 y 2019, se registraron 4.251 patentes de innovaciones para las lentes oftálmicas

Aproximadamente una cuarta parte de las invenciones convencionales relacionadas con la visión se solicitan protección en más de una jurisdicción. Esto, según el informe, demuestra un mayor interés en proteger las invenciones en varios mercados, ya que las empresas están actuando con una perspectiva global.

UN MERCADO CON AMPLIOS HORIZONTES

El informe de la OMPI deja ver que la inventiva en el campo de las lentes esté en permanente evolución, empujada por la pandemia mundial de la miopía y el incremento de las deficiencias visuales en diversas zonas del mundo.

De hecho, la gran cantidad de patentes relacionadas con salud visual intentan encontrar una solución a las necesidades de la población, lo que ha hecho que las empresas vayan más allá de lo que son las lentes convencionales.

Las empresas están yendo más allá del desarrollo de lentes convencionales

Así, algunas patentes -siempre según la OMPI- están relacionadas con el uso de lentes adaptables inteligentes, que alteran electrónicamente su distancia focal al identificar las afecciones oculares.

“Si bien la mayoría discute los aspectos de diseño de estos lentes, destinados a mejorar la longitud de la progresión (en gafas de enfoque progresivo) y la personalización del usuario (utilizando técnicas de fabricación de forma libre, algunos inventos recientes también se refieren al uso del músculo ocular, técnicas de detección y otros sensores para ajustar el enfoque de las gafas”.

“Tales invenciones indican que los fabricantes ópticos están cambiando el interés hacia lentes miniaturizadas e inteligentes, y una transición a la tecnología emergente para la visión”.

los fabricantes ópticos están cambiando el interés hacia lentes miniaturizadas e inteligentes

A partir de aquí, se amplia el campo de actuación de la I+D de las empresas, porque el número de patentes se eleva de las 4.251 relacionadas con las lentes oftálmicas puras y duras, a 8.133. Esas 3.882 patentes adicionales corresponden al desarrollo lentes para dispositivos táctiles, lupas y productos interactivos.

Si bien la mayoría de los principales solicitantes de patentes en tecnología de asistencia convencional para la visión son fabricantes ópticos (como Seiko, Essilor u Hoya), hay otros actores de la tecnología emergente, especializados en soluciones que se pueden implantar (como Second Sight, Allergan, Alcon o Novartis) en otros dispositivos.