El sector de la óptica ha adquirido un papel protagónico en la sociedad debido a los problemas de salud visual que está atravesando la población.

Por un lado, tenemos la miopía que, en la actualidad, está considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una de las pandemias del siglo XXI. El dato no es baladí, ya que en España comenzamos a ver cómo sube la incidencia de la miopía, sobre todo entre niños y adolescentes.

Al otro lado de la balanza está el segmento de las personas mayores de 40 años. Por primera vez, los datos del Padrón Continuo de Población, con corte a 1 de enero de 2022, reflejan un descenso en el número de “nuevos présbitas”.

En tales circunstancias, el sector de la óptica, a través de sus empresas y establecimientos, tiene un reto en el presente y futuro de la sociedad, porque es y será el encargado de suministrar los mecanismos de corrección visual que demanda y demandará la sociedad.

En este enlace puede leer el Cuaderno.