Inicio SALUD VISUAL De la conjuntivitis a la abrasión corneal: los riesgos de usar las...

De la conjuntivitis a la abrasión corneal: los riesgos de usar las lentillas cosméticas sin la supervisión de un óptico

Letillas cosméticas. Hallowen
Las lentillas cosméticas debe ser recetadas por un óptico-optometrista.

Conjuntivitis, inflamación, reacción alérgica y abrasión corneal… Estos son algunos de los riesgos de utilizar las lentes de contacto cosméticas sin la supervisión de un óptico-optometrista.

Ese es el mensaje que ha lanzado el Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia (COOG) con motivo de la noche de Halloween, donde mucha gente suele disfrazarse utilizando lentillas de fantasía.

“Detrás de esta celebración se esconde un gran peligro para los ojos. Estas lentes no correctoras, diseñadas únicamente para modificar la apariencia de los ojos, se pueden adquirir fácilmente en bazares, centros de belleza y otros establecimientos no autorizados y sin ningún tipo de control sanitario, y especialmente a través de internet”, ha denunciado el COOG.

Estas lentes no correctoras, se pueden adquirir fácilmente en bazares, centros de belleza y otros establecimientos no autorizados

De hecho, el COOG ha remarcado que las lentes de contacto cosméticas deben cumplir los mismos requisitos y parámetros que las lentes correctoras, por lo que obligatoriamente deben ser adaptadas por un profesional óptico-optometrista y en un establecimiento sanitario de óptica.

“Solo un óptico-optometrista puede evaluar si un paciente es apto para la utilización de lentes de contacto”, ha dicho el presidente del COOG, Eduardo Eiroa.

Los ojos, al igual que los pies, tienen una talla, una medida especial de curvatura y tamaño de globo ocular. Sin embargo, las lentes de contacto de fantasía están hechas en medidas estándar. Así, cuando la lente no es la adecuada para el globo ocular se pueden producir problemas de oxigenación (hipoxia) y daños en la córnea que podrían derivar en úlceras.

Los ojos, al igual que los pies, tienen una talla, una medida especial de curvatura

En este contexto, el COOG explica que existen dos tipos de daños provocados por las lentes de contacto: los inherentes a la lente (reacciones alérgicas y corneales) y los provocados por un mal uso y cuidado de la lente (líquidos adecuados e higiene), una situación que sucede en un 98% de los casos. Estos problemas pueden estar presentes tanto en las lentes de contacto convencionales como en las estéticas.

Algunos de los riesgos asociados al uso de lentes de contacto cosméticas son conjuntivitis, inflamación, reacción alérgica y abrasión corneal derivada de una mala adaptación de las lentes de contacto. Problemas adicionales pueden derivar en reducción de la agudeza visual, sensibilidad al contraste y otras discapacidades visuales.