Inicio SALUD VISUAL Andalucía pide a la gente que compre sus gafas de sol en...

Andalucía pide a la gente que compre sus gafas de sol en establecimientos autorizados para prevenir las lesiones oculares

Centro de Federópticos en Cádiz.

Andalucía mueve ficha en salud visual. La Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud y Familias ha recomendado a la gente que compre las gafas de sol en establecimientos autorizados y de confianza, evitando hacerlo en puestos callejeros o de venta ambulante que no cumplan con la legalidad.

La dirección ha explicado a la ciudadanía que, para evitar lesiones oculares, es indispensable comprobar que las gafas estén homologadas, cosa que se hacen verificando entre otras cuestiones, que la etiqueta del producto haga referencia a la norma ISO 12312 e incluya el marcado CE de forma visible, legible e indeleble. Este símbolo indica que las gafas cumplen con las normas de seguridad y requisitos legales para ser comercializadas en la Unión Europea.

Las gafas de sol, además, deben incluir en su etiquetado obligatorio la identificación del modelo, y del fabricantes o proveedor (indicando su nombre y dirección). También deben contener las instrucciones de mantenimiento y conservación y las indicaciones de las restricciones de uso.

Las gafas de sol deben incluir en su etiquetado obligatorio la identificación del modelo, así como del fabricante

Por otra parte, la etiqueta debe informar sobre el tipo de filtro de la gafa (polarizado, fotométrico o degradado) y su categoría, que indica el nivel de protección frente al deslumbramiento, correspondiendo la categoría 0 a las gafas con menor protección y la categoría 4 a las que ofrecen una protección más elevada.

De hecho, más allá de la cuestión estética, a la hora de elegir gafas de sol es importante considerar la categoría del filtro para adquirir las gafas más adecuadas para el tipo de actividad a la que se vayan a destinar. Un cristal oscuro no es sinónimo de protección ocular.

En este sentido, las gafas de sol de categoría 0 están pensadas para situaciones de luminosidad solar muy baja, siendo gafas de uso estético o de confort para espacios interiores o semicubiertos, días nublados o con poca luz. La categoría 1 indica que son adecuadas para situaciones de luminosidad baja, siendo idóneas para uso urbano con luz no muy intensa. En cuanto a la categoría 2, son gafas preparadas para situaciones de media luminosidad, adecuadas para uso urbano con día soleado o hacer deporte como running o ciclismo.

las gafas de sol de categoría 0 están pensadas para situaciones de luminosidad solar muy baja

Por otra parte, las gafas de sol de categoría 3 presentan alta protección frente al deslumbramiento, estando pensadas para situaciones de fuerte luminosidad, como su uso en la playa o la montaña. Por último, las de categoría 4 presentan muy alta protección frente al deslumbramiento, estando pensadas para situaciones de muy fuerte luminosidad, lo que las hace recomendables para la práctica de deportes de alta montaña como el esquí y deportes acuáticos. Hay que tener en cuenta que las gafas de sol de categoría 4 no son válidas para la conducción de vehículos.

Además de comprobar el etiquetado, antes de comprar unas gafas de sol, es necesario verificar que estas no estén rayadas ni estropeadas y que la superficie de la lente no presenta irregularidades ni burbujas. Las gafas de sol han de tener la montura centrada y perfectamente adaptada a la cara (que dejen pasar la menor cantidad de luz alrededor de los cristales), así como ser resistentes a los golpes. Las patillas de las gafas deben ser paralelas y estar bien equilibradas.

Una vez realizada la compra, es importante conservar la factura o el justificante de compra o transacción efectuada, ya que es imprescindible para posibles reclamaciones o devoluciones. Asimismo, es recomendable, siempre que sea posible, realizar las compras en establecimientos adheridos al Sistema Arbitral de Consumo, ya que de esta manera se garantiza que cualquier posible discrepancia pueda quedar resuelta de forma rápida y gratuita, sin necesidad de acudir a los Tribunales. En caso de que se produzca alguna incidencia con el establecimiento, se recomienda presentar una hoja oficial de quejas y reclamaciones para tratar de lograr una solución consensuada.