Inicio SALUD VISUAL Alerta en Cataluña: la miopía afecta a dos millones de personas

Alerta en Cataluña: la miopía afecta a dos millones de personas

Miopía en Cataluña
El uso excesivo de pantallas está favoreciendo el desarrollo de la miopía en los niños.

La miopía se hace sentir. Dos millones de personas que residen en Cataluña no ven bien y, de estas, medio millón tienen entre 17 y 27 años.

Así lo ha confirmado el Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Cataluña (Coooc), que ha lanzado una campaña de salud visual con el fin de incentivar a la población a realizar más deporte con el fin de frenar la miopía.

Al contrario de lo que piensa la gente, la miopía no es una enfermedad sino una disfunción visual con un componente genético muy grande. Sin embargo, hay factores ambientales y hábitos que favorecen su aparición y evolución. Hay otros, como el deporte al aire libre, que ayudan a controlarla.

hay factores ambientales y hábitos que favorecen la aparición y evolución de la miopía

De hecho, no es la práctica de deporte en sí misma, a pesar de los beneficios que nos aporta a nuestra salud en general, si no el hecho de disfrutar de tiempo al aire libre. Esto se debe principalmente a dos razones. Por un lado, predomina la visión lejana. Por otro, se ha demostrado que la luz solar tiene un efecto inhibidor de la miopía. La luz estimula la liberación de dopamina en la retina, la cual bloquea el alargamiento del ojo que se produce durante el desarrollo de la miopía.

Es por esto por lo que, los expertos estiman que los menores deben pasar un mínimo de tres horas diarias al aire libre, con unos niveles de luz de unos 10.000 lux. Esta es la iluminación que nos proporciona un día nublado, mientras que en una oficina o un aula bien iluminadas no se superan los 500 lux.

Sin embargo, el cambio de hábitos vivido en las últimas décadas hace que no se destine ni una hora al día para realizar actividades deportivas en el exterior. Esto contrasta con el incremento del uso de las pantallas: ocho de cada 10 jóvenes utilizan el móvil más de dos horas diarias. A esta cifra se le debe sumar el consumo de otras pantallas, como la televisión, los ordenadores o las tabletas. De esta manera, se supera con creces la recomendación de los expertos de limitar un máximo de dos horas diarias la visualización de pantallas.