Inicio CONTEXTO Vuelta al cole: ¿Cuáles son las opciones para frenar la progresión de...

Vuelta al cole: ¿Cuáles son las opciones para frenar la progresión de la miopía en los niños?

La miopía es una de las pandemias del siglo XXI. FOTO: Unsplush

El Colegio de Ópticos Optometristas de Castilla y León (Coocyl) se pone el ‘mono de trabajo’ en la campaña vuelta al cole. El organismo ha informado a la población de que en la actualidad existen una multitud de tratamientos para frenar la miopía entre la población infantil.

El Coocyl ha recordado que una de las causas del fracaso escolar es tener una mala visión. En este contexto, ha explicado que cada vez se disponen de más opciones para frenar este mal.

Por un lado, están las lentes de contacto, tanto la ortoqueratología –reducción de la miopía mientras duermes– como las lentillas blandas de desenfoque periférico. Por otro, y como novedad, las gafas con lentes de desenfoque periférico.

(¿Quién es quién en el mercado de la gestión de la miopía?)

En la actualidad, ya existe una primera lente oftálmica de este tipo comercializada en España tras más de dos años de ensayos en la Universidad de Hong Kong. Tienen una eficacia en la reducción de la progresión de la miopía de un 59%, según la evidencia científica actual, con un sistema muy simple y eficaz basado en la tecnología DIMS, ha explicado el Coocyl.

Con las lentillas convencionales, se enfoca muy bien la imagen en la retina central, pero se produce un desenfoque periférico que favorece que aumente la longitud axial del ojo para conseguir así una imagen nítida en esas zonas. El problema que se provoca es que, si crece la longitud del ojo, crece la miopía, produciéndose de nuevo un desenfoque central que solo se puede resolver aumentando la graduación. Y este proceso se retroalimenta continuamente.

Con estas lentes, hay una zona óptica central que lleva la graduación de miopía del paciente, pero también un tratamiento periférico de desenfoque que logra que el niño esté tratado en todo momento, aunque mire fuera del centro óptico.  El cerebro y la plasticidad neuronal hacen el resto para que no se genere borrosidad.

“Tras analizar toda la información y los estudios científicos, considero que este tipo de lentes oftálmicas son una excelente alternativa para el tratamiento de la miopía, aunque todavía queda mucho camino por recorrer”, ha dicho Ana Belén Cisneros, vicedecana del Coocyl.