Inicio SALUD VISUAL Un hallazgo de la Universidad de Maryland podría ayudar a desarrollar un...

Un hallazgo de la Universidad de Maryland podría ayudar a desarrollar un tratamiento para la DMAE

La DMAE es la principal causa de ceguera en personas mayores de 60 años. FOTO: Alex Boyd (Unsplash)

La ciencia avanza en salud visual. Los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland (Umsom) identificaron un nuevo mecanismo potencial para la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE).

Este descubrimiento podría abrir las puertas a desarrollar un tratamiento para esta enfermedad, que es la principal causa de ceguera entre los adultos mayores

Utilizando gusanos redondos cultivados en laboratorio, así como tejido ocular humano y de ratón, los investigadores detectaron otro desencadenante de la DMAE. Los hallazgos sugieren una causa nueva y distinta que es diferente del modelo anterior de un sistema inmunológico problemático, lo que muestra que la organización estructural de las células de detección de luz del ojo puede verse afectada por la enfermedad.

Los hallazgos sugieren una causa nueva, que es diferente del modelo anterior de un sistema inmunológico problemático

El descubrimiento, publicado el 12 de abril en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS), ofrece el potencial de identificar nuevos objetivos moleculares para tratar la enfermedad.

Hasta ahora, no existe una cura para tratar la DMAE.  Sin embargo, existe tratamiento para la versión «húmeda» de la enfermedad, que afecta solo al 10%de las personas que padece n esta afección.

«Para encontrar una cura para una enfermedad, debe comprender completamente qué la causa, e identificamos nuevos contribuyentes potenciales que no se conocían antes», ha explicado Bruce Vogel, PhD, profesor asistente de fisiología y científico en el Centro de Umson para Ingeniería y Tecnología Biomédica (BioMET), en un artículo difundido por la propia universidad.

El factor H del complemento marca las células del cuerpo como propias y las protege del ataque del sistema inmunológico

Hace varios años, los investigadores habían identificado mutaciones genéticas en el factor H del complemento proteico como contribuyente en un gran número de casos de degeneración macular. El factor H del complemento marca las células del cuerpo como propias y las protege del ataque del sistema inmunológico, cuyo trabajo es eliminar los patógenos invasores y las células que no pertenecen. Como resultado, debido al papel del factor H del complemento en este proceso, se pensó que la degeneración macular probablemente se debía a que el sistema inmunológico atacaba las células de su propio cuerpo que no estaban marcadas correctamente como «propias».

Según el Dr. Vogel, dado que la identificación de nuevas terapias efectivas para la enfermedad ha sido lenta, quería ver si su equipo podía encontrar nuevos conocimientos a partir del estudio de los componentes de la enfermedad en su modelo de laboratorio del gusano redondo, C. elegans.

Células sensoriales brillantes en el gusano que producen la proteína del factor H del complemento. Crédito: PNAS

El equipo del Dr. Vogel’s encontró una versión de gusano de la proteína del factor H del complemento ubicada en las neuronas sensoriales que ayudan a los gusanos a detectar sustancias químicas, alimentos, tacto y temperatura. La proteína apareció específicamente en la región media de las pequeñas antenas de las neuronas sensoriales, conocidas como cilios (que hacen el trabajo de detectar el entorno), justo al lado de otra proteína de antena importante conocida llamada inversina. Sin embargo, en gusanos criados para carecer del factor de complemento H, encontraron que la inversina se extendía por las antenas en lugar de permanecer en el medio de las antenas.

«Nuestros hallazgos sugieren que el factor del complemento H juega un papel en el mantenimiento de la organización de los cilios fotorreceptores, y este proceso puede ser defectuoso en la degeneración macular relacionada con la edad», dijo Vogel. «Planeamos continuar este trabajo para determinar cómo esta alteración estructural afecta la visión y para determinar si podemos revertir la alteración y restaurar la función de los fotorreceptores».

“La ceguera relacionada con la edad es una afección que no se trata en gran medida y que se volverá más común a medida que nuestra población siga envejeciendo”, señaló Albert E. Reece, vicepresidente ejecutivo de Asuntos Médicos de la Universidad de Maryland Baltimore. «Estudios como estos son clave para sentar las bases necesarias para eventualmente desarrollar tratamientos con el fin de tratar la ceguera, mantener a los adultos mayores viviendo de forma independiente y mantener su calidad de vida».