Inicio ÓPTICAS Y EMPRESAS Safilo salva las cuentas en su año de transición: crece un 3,1%...

Safilo salva las cuentas en su año de transición: crece un 3,1% en 2019 hasta los 939 millones de euros

Interior de la sede de Safilo en Estados Unidos. FOTO: Safilo
Sede de Safilo en Estados Unidos. FOTO: Safilo

Safilo crece en 2019, que pasará a la historia como el año que perdió una de sus principales licencias, Dior, y en el que dejó de lado el negocio minorista con la venta de la cadena Solstice . El grupo italiano, liderado por Angelo Trocchia, ha cerrado el último ejercicio con unas ventas de 939 millones de euros, un 3,1% frente a 2018.

El resultad bruto de explotación (Ebitda) se situó en 12,4 millones de euros, un 75,8% menos que en 2019. El Ebitda ajustado alcanzó los 51,8 millones, un 9,6% menos, según el informe presentado por Safilo a sus accionistas.

Safilo ha recalcado que el beneficio bruto de 2019 creció un 5,3% hasta 477,2 millones de euros  en comparación con 453,2 millones de euros del año anterior. Cabe destacar que el beneficio bruto de 2019 incluyó una reducción de activos fijos, por un importe de 6,6 euros millones, reservado en el cuarto trimestre en relación con el plan de reestructuración anunciado en Italia. Excluyendo esta partida no recurrente, la ganancia bruta de 2019 aumentó un 6,8%, mientras que el margen mejoró en 170 puntos.

Las ventas de Safilo en Europa –su principal mercado- encogieron un 0,7% hasta 448,8 millones de euros

Por regiones, las ventas de Safilo en Europa –su principal mercado- encogieron un 0,7% hasta 448,8 millones de euros. En Norteamérica, la facturación de Safilo fue de 334 millones de euros, un 0,6% menos.

En cambio, Safilo creció un 19,2% en Asia-Pacífico hasta 78 millones de euros, mientras que, en el resto del mundo,  sus ventas alcanzaron los 78,3 millones, un 1,1% más respecto a 2018.

Angelo Trocchia ha destacado que 2019 puede considerarse un año de transformación para Safilo, “ ya que decidimos salir del negocio minorista, vendiendo la cadena Solstice en los Estados Unidos”, y en que perdieron licencias clave como la de Dior, debido al paso dado por el grupo LVMH (ahora socio de Marcolin) de entrar de lleno en el negocio de las gafas.