Inicio SALUD VISUAL Revision Therapeutics, paso adelante: desarrollará un tratamiento contra la enfermedad de Stargardt

Revision Therapeutics, paso adelante: desarrollará un tratamiento contra la enfermedad de Stargardt

telemdicina
El OCT es una herramienta que ayuda a comprender y diagnosticar las afecciones de la retina.

Revision Therapeutics ha firmado un acuerdo de licencia para desarrollar y comercializar la tecnología patentada de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos, para el tratamiento de la enfermedad de Stargardt, un trastorno genético que afecta la visión central.

«La licencia de Cornell representa un hito importante para Revision Therapeutics, ya que enfatiza el compromiso de la compañía con terapias y tratamientos innovadores para necesidades médicas no cubiertas asociadas con la pérdida genética y progresiva de la visión», dijo Paul Fehlner, presidente y director ejecutivo de la empresa, a través de una nota de prensa.

“Nos gustaría felicitar al equipo de investigación de Cornell por su excelente trabajo para dilucidar un nuevo mecanismo de acción para tratar esta enfermedad devastadora”, añadió Fehlner.

La enfermedad de Stargardt afecta a una persona de entre 10.000

Al respecto, Marcelo Nociari, profesor asistente de inmunología en oftalmología del Weill Cornell Medical College, señaló que, en la actualidad, “no existen opciones de tratamiento para la enfermedad de Stargardt, que a menudo se manifiesta en la infancia y conduce a la ceguera legal dentro de la segunda o tercera década de la vida”

«Nos complace que Revision Therapeutics desarrolle una opción de tratamiento para los pacientes de Stargardt basada en nuestros descubrimientos científicos», remarcó Nociari.

La enfermedad de Stargardt afecta a una persona de entre 10.000 y suele presentarse en adolescentes y adultos jóvenes menores de 20 años, según la Barcelona Macula Foundation (BMF).

La enfermedad de Stargardt provoca una visión desenfocada y sin nitidez, que dificulta reconocer rostros y formas, así como leer tanto de cerca como de lejos. Al final, además, induce a confundir colores de matices próximos (por ejemplo, negro y azul marino). También causa dificultad para adaptarse a la penumbra. Aunque no provoca ceguera absoluta, las personas que la padecen pueden perder agudeza visual hasta llegar a la ceguera legal.