Inicio CONTACTOLOGÍA Mark’ennovy: customización en lentes de contacto para gestionar la miopía

Mark’ennovy: customización en lentes de contacto para gestionar la miopía

Mark’ennovy - customización de lentes de contacto
Sede de Mark’ennovy en Madrid.

La contactología alcanza nuevos horizontes en el siglo XXI, que pasará a la historia de la humanidad como la centuria en la que la miopía alcanzó el calificativo de pandemia. Este artículo forma parte del CUADERNO DE LA ÓPTICA dedicado a la contactología, que está patrocinado por TEMÁTICA SOFTWAREESCHENBACH WASABI PRODUCTIONS.

Mark’ennovy se ha hecho grande. La empresa, que nació en Madrid en 1997, ha llegado a 2020 de la mano del Instituto de la Visión Brien Holden, con quien mantiene una alianza estratégica global que tiene la fi nalidad de diseñar lentes de contacto blandas, de hidrogel de silicona, para controlar la miopía y la presbicia.

De hecho, el estado en que se encuentra la salud visual en el planeta ha impulsado esta alianza. En la actualidad, la población envejece de manera dramática en las sociedades desarrolladas, dando protagonismo a la presbicia –ilustrada a la perfección por aquellas personas llegadas a la cuarentena que se levantan ligeramente las gafas para ver lo que leen-. Para colmo de los males, la miopía va adoptando la forma de una pandemia y acecha a la gente más joven, hasta el punto de que afectará al 50% de la población mundial en 2050, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En medio de esta realidad, Mark’ennovy y el Instituto de la Visión Brien Holden unieron sus fuerzas para gestionar tanto la miopía como la presbicia a través de la innovación tecnológica en la producción de lentes de contacto con los diseños de última generación EDOF (por las siglas en inglés de Extended Depth of Focus).

Mark’ennovy utiliza tecnología creada por el Instituto de la Visión Brien Holden

Utilizando esta tecnología creada y patentada por el Instituto de la Visión Brien Holden, Mark’ennovy se dedica a la producción de lentes de contacto de precisión desechables individualizadas. De este modo, ha puesto al alcance de los ópticos-optometristas una nueva forma de remediar los efectos de la miopía o la presbicia, ya pueden adaptar a lentes de contacto desechables mensuales, con las características del ojo de cada uno de sus pacientes, con un alto grado de precisión.

MYLO, UNA NUEVA GENERACIÓN DE LENTILLAS

La alianza entre Mark’ennovy y el Instituto de la Visión Brien Holden se tradujo en un nombre: Mylo. Se trata de unas lentes de contacto blandas, concretamente diseñadas para el manejo de la miopía.

La lente está diseñada para disminuir la señal que intensifica el crecimiento ocular del usuario, al degradar la calidad de la imagen situada detrás del ojo. Esto reduce el riesgo del crecimiento posterior del ojo, según ha explicado la profesora Padmaja Sankaridurg, directora del Centro de Miopía Global del Instituto de la Visión Brien Holden.

Tacos de silicona con los
que se fabrica las lentes
de contacto.

Las lentes Mylo cuentan con el marcado CE como dispositivo médico y sanitario, y han sido creadas, de manera específi ca, para el manejo de la miopía. Además, las lentes son fabricadas una a una (no hay producción en serie), utilizando el hidrogel de silicona como materia prima. Están disponibles en reemplazo mensual y con un mayor rango de radios y diámetros.

Con la misma tecnología y la denominación EDOF, Mark’ennovy y el Instituto de la Visión Brien Holden han desarrollado una lentilla para présbitas. “Gracias a la optimización de las aberraciones de alto orden y habiendo tenido en cuenta diferentes diámetros pupilares, descentramientos y aberraciones, EDOF es capaz de proporcionar visión nítida a todas las distancias minimizando a la vez los problemas visuales no deseados como las imágenes fantasmas y los halos”, han explicado desde el Instituto de la Visión Brien Holden.

Al respecto, Neil Goodenough, director de I+D del grupo Mark’ennovy, ha recalcado que con la tecnología EDOF, los pacientes présbitas se adaptan más cómodamente a la lente de contacto “para mejorar la experiencia general de uso”. Mark’ennovy ha destacado estos avances en contactología, subrayando que de esta forma trata de solucionar los problemas asociados a las lentes de contacto multifocales como, por ejemplo, la reducción de la sensibilidad al contraste, imágenes fantasma indeseadas y disminución de la agudeza visual de bajo contraste.

MAJADAHONDA, EL CENTRO DE PRODUCCIÓN GLOBAL

Mark’ennovy concentra el proceso de fabricación de lentillas individualizadas para todo el mundo en sus instalaciones de Majadahona, en las que, en la actualidad, trabajan 140 personas. Ahí, los especialistas de la compañía elaboran las lentillas individualizadas de acuerdo con los parámetros que han marcado los ópticos.

La empresa también cuenta con instalaciones en Reino Unido, mercado en los que está presente desde 2000

La empresa también cuenta con instalaciones en Reino Unido, mercado en los que está presente desde 2000. Aquí, cabe destacar la planta de moldeo de microprecisión que le ha permitido dar un salto adelante en la fabricación de las lentes individualizadas.

Mark’ennovy dio un paso importante en su trayectoria cuando en 2011 adquirió Vista Optics, un centro de innovación de los materiales que tiene su sede en Widnes. Esta operación le permitió a Mark’ennovy crear Sapir RX, la lente de contacto de hidrogel de silicona de uso mensual, y realizar nuevos avances con los polímeros.

“El éxito de esta lente nos dio la posibilidad de utilizar capitales aún mayores en el estudio de nuevos materiales, nuevos diseños y técnicas de producción, logrando productos todavía mejores destinados a los cada vez más numerosos clientes internacionales”, han explicado desde la compañía