Inicio ÓPTICAS Y EMPRESAS Marcolin: salto adelante a golpe de licencias y de la mano de...

Marcolin: salto adelante a golpe de licencias y de la mano de LVMH

Sede de Marcolin en Italia.
Marcolin recuperó la normalidad desde julio.

El mercado de la óptica está en pleno proceso de cambio. Tras la fusión de Essilor y Luxottica, los principales actores del sector continúan recolocando sus piezas. Este artículo es parte del primer CUADERNO DEL NEGOCIO DE LA ÓPTICA, editado por MODAENGAFAS.COM, con el patrocinio de TEMÁTICA SOFTWARECECOP L’ESTROP.

Marcolin ha ido moviendo sus fichas en el Risk del mercado mundial de la óptica a lo largo de 2019, en el que no solo ha cambiado de consejero delegado, sino que ha estrechado la relación con LVMH, el mayor grupo de moda de lujo en el mundo que, solo por mencionarlo, factura anualmente casi 50.000 millones de euros.

Con una historia de 60 años, la compañía italiana, al igual que otros operadores del sector, se ha visto obligada a realizar cambios estratégicos para llegar a nuevos segmentos de consumidores y continuar compitiendo con el todopoderoso Essilorluxottica, o con operadores que se encuentran en fase ascendente como, por ejemplo, Kering Eyewear.

Con una facturación de 356,6 millones de euros (la cifra corresponde a los primeros nueve meses de 2019, aunque las previsiones para todo el ejercicio son las de alcanzar los 475 millones de euros), Marcolin cuenta con 12 filiales, una de ellas en España, más de 150 distribuidores en 125 países y cuatro joint ventures.

Marcolin cuenta con 12 filiales, una de ellas en España, más de 150 distribuidores en 125 países

La alianza estratégica más importante en la historia de Marcolin es la firmada con LVMH, gracias a la cual nació Thélios. ¿Cómo se hizo posible este movimiento? En febrero de 2017, LVMH entró en el capital de Marcolin a través de una ampliación de capital de casi 22 millones de euros.

La llegada de LVHM al consejo de Marcolin allanó el camino para dar forma a la joint venture y crear Thélios, en la que el grupo francés dispone del 51% del capital, mientras que el 49% restante pertenece al italiano.

Sede de Thélios en Nueva York.

Thélios comenzó sus operaciones en abril de 2018 en unas instalaciones localizadas en Longarone, en la región del Véneto. La empresa cuenta con una plantilla de más de 250 personas y tiene una capacidad de fabricación de 4,5 millones de gafas al año.

Thélios es vital para Marcolin, porque de esta manera puede controlar las colecciones de gafas de las marcas de LVMH

Aunque funciona de una manera independiente de sus accionistas, Thélios es vital para Marcolin, porque de esta manera puede controlar las colecciones de gafas de las marcas de LVMH. El gigante francés del lujo, por su parte, ha entrado de lleno al negocio de las gafas con sus propias enseñas. Una muestra de ello es lo sucedido con Dior, marca de LVMH que durante 20 años fue fabricada y comercializada por Safilo, pero que desde el 1 de enero de 2021 integrará la oferta de Thélios.

De hecho, la creación de Thélios ha sido tan importante para Marcolin al extremo que, Giovanni Zoppas, su consejero delegado desde 2012, dejó su cargo el pasado junio para ponerse a los mandos de la joint venture.

EN BUSCA DE NUEVOS CONSUMIDORES

Massimo Renon reemplazó a Zoppas en Marcolin y ya ha trazado una hoja de ruta clara: la empresa se ha lanzado a la búsqueda de nuevos consumidores sin superponerse a los que ya tiene, mediante la incorporación de licencias de marcas que le sirvan para consolidarse en el segmento premium.

Así, el 2019 ha sido un año de muchas novedades para Marcolin, en el que no solo se ha firmado casi un contrato de licencia al mes con enseñas relevantes para los amantes de los motores, los relojes o los deportes.

En el marco de esa estrategia, Marcolin no dudó en renovar el acuerdo mundial para el diseño, producción y distribución de gafas de sol y vista de Harley-Davidson, una enseña más que aspiracional en todo el mundo, y no solamente para los amantes de las motos, porque su influjo llega mucho más allá.

Marcolin no dudó en renovar el acuerdo mundial para el diseño, producción y distribución de gafas de sol y vista de Harley-Davidson

En este mismo segmento, el grupo italiano alcanzó un acuerdo con BMW con el fin de fabricar y comercializar las colecciones de graduado y sol las enseñas BMW, BMW M y BMW M Motorsport, de manera exclusiva y global.

En el segmento del lifestyle, Marcolin firmó un acuerdo de licencia para eyewear para la marca Adidas Badge of Sport y Originals. Se trata de un movimiento estratégico en el mercado, ya que Adidas era una de las principales licencias de Silhouette (el pasado noviembre, Silhouette lanzó al mercado la marca de gafas deportivas Evil Eye, para reemplazar a Adidas).

Marcolin también sumó a su oferta las colecciones de gafas de Max&Co, una de las marcas de moda más grandes del mundo, y Sportmax, esta última enseña que pertenece a Max Mara Fashion Grup.

Marcolin también sumó a su oferta las colecciones de gafas de Max&Co, una de las marcas de moda más grandes del mundo

Además, el grupo liderado por Renon colaboró con The Swatch Group, Omega SA y Longines Watch Co para el diseño, producción y distribución de las gafas de sol y graduado de las marcas Omega y Longines para hombre y mujer.

Sin embargo, los movimientos de Marcolin no solo se han limitado a la firma de licencias, sino que también han entrado en el terreno de la distribución, ya que suscribió un acuerdo para comercializar en exclusiva las gafas de graduado y sol Barton Perreira, una de las marcas de óptica más icónicas a escala global.

De este modo, Massimo Renon tiene el objetivo de mantener a Marcolin dentro del mapa mundial de la óptica, en el que ve grandes posibilidades de crecimiento en Asia, donde, incluso, la empresa abrió una filial en Singapur. En la actualidad, el 45% de las ventas de Marcolin se genera América del Norte, el 30% de Europa, y el 25% del resto del mundo.